El talento tecnológico viene con una app -y empleo- bajo el brazo

El talento tecnológico viene con una app -y empleo- bajo el brazo
FOTOS N.J.G.

Una decena de alumnos del Poniente granadino son los únicos de la provincia seleccionados por las becasOW, que complementan online la formación informática de las profesiones con más opciones laborales

NOELIA JIMÉNEZ GARCÍALoja

En una sociedad que avanza a cada segundo en la aplicación de la tecnología a cualquier faceta de la vida y con unas herramientas que nos permiten hacer casi cualquier cosa desde nuestros dispositivos móviles, el llamado 'talento tecnológico' es un valor en alza. Los profesionales especializados en temas como creación de Aplicaciones Multiplataforma, Ciberseguridad, 'Big Data', 'Cloud Computing', etc. son los candidatos más demandados por las empresas de servicios de este tipo, que no dejan de crecer ante las necesidades digitales que marca la nueva realidad económica y social. Y, por eso, empresas como OpenWebinars, una conocida 'startup' de formación tecnológica en vídeo online, lanza las BecasOW para formar gratuitamente a 2.500 profesores y alumnos de toda España en cuestiones como Programación, 'Blockchain' -un sistema de registro que impide falsear la información-, Videojuegos, Desarrollo Web y un largo etcétera que completa 120 cursos.

Al contrario de lo que muchos piensan, el talento tecnológico, ese que apoyan y necesitan las 'startups' para contar con profesionales expertos, no sólo está en las capitales o en la Universidad. También está en el medio rural y en centros formativos de Grado Superior, de donde salen cada vez más los empleados que demandan con insistencia las empresas tecnológicas. Es el caso de un centro formativo de Loja, Poniente Formación, que es el único de la provincia y uno de los pocos andaluces que ha conseguido para sus diez alumnos de DAM -Desarrollo de Aplicaciones Multiplataforma- las becas OW, un valor añadido a un currículum ya de por sí más que apetecible para muchas compañías. Según los datos de Openwebinars, en España existen actualmente más de 10.000 empleos vacantes por falta de perfiles con este tipo de cualificación.

En España existen actualmente más de 10.000 empleos vacantes por falta de perfiles con este tipo de cualificación DATOS DE OPENWEBINARS

Estos diez muchachos del Poniente están a punto de terminar su formación y cuentan los días para comenzar con unas prácticas, que, además, pueden ser el pasaporte para su primer empleo. «La oferta de empleo en este sector es bestial y fuera de España todavía más»,dice Francisco Delgado, que les enseña Desarrollo de Interfaz y Programación en Android e IOS. «Ellos no son conscientes todavía, pero están muy preparados para esta oferta de empleo», comenta este docente, consciente de que las profesiones ligadas a la Tecnología ya no sólo están relacionadas con la Sociedad de la Información y la Comunicación sino también con la Medicina, la Educación o la Cultura.

«Gente un pelín cabezona»

Casi todos ellos son unos apasionados de la Informática desde siempre. «Los estudios convencionales no me gustaban y desde muy pequeño me encantaban los ordenadores», comenta Jesús. Caso distinto es el de Pedro, de Zagra, que se metió en el ciclo después de terminar bachiller. «No me llamaba la atención ninguna carrera y me interesé por esto. Me cuesta trabajo pero lo estoy consiguiendo», dice satisfecho y preparando ya sus primeras experiencias profesionales.

Porque según los docentes de este centro, la constancia, la alta tolerancia a la frustración y la paciencia son cualidades básicas para trabajar con este tipo de 'idioma', el informático, además en continua evolución. Se matriculan 30 y sólo terminan la mitad, apuntan desde el centro formativo, que habla de este perfil profesional como «personas un pelín cabezotas». «Soy capaz de hacer aplicaciones que se conectan a un servidor para registrar usuarios y permitir sus gestiones. Eso es algo que nunca pensé que lograría», explica Mario, que tenía claro desde niño que éste era su mundo. Ahora trabaja en la creación de una 'app' de mensajería tipo Whatsapp. «Parece fácil pero que no lo es», comenta, pocos días antes de comenzar sus prácticas en una empresa de Granada.

El presente y el futuro es móvil

Mario, como sus compañeros, sabe que su carrera profesional está en los dispositivos móviles, que son el presente y el futuro. La cualificación práctica gana adeptos y en materias tecnológicas más, por su estrecha relación con cualquier aplicación a la vida cotidiana. Y Javier, otro alumno, lo tiene claro hasta en el que será su proyecto de fin de curso. «Voy a hacer un gestor de citas de peluquería», relata el joven, hijo de una peluquera. Y es que en la tecnología cualquier idea pequeña puede ayudar a los demás. Hará sus prácticas en una empresa de Madrid y dice que, si le contratan, irá intentando simultanear el trabajo con más estudios en la Universidad.

Como asegura el gerente de Poniente Formación, Emilio Muñoz, ya han sido varios los alumnos que han sido contratados por las empresas donde han hecho las prácticas, como le ha pasado a varios chicos en Indra y Accenture. El potencial del sector es evidente. «Es puntero. La tecnología está en el día a día de toda la población», considera otro docente, Fernando de Castro. Entre este grupo de jóvenes, de entre 20 y 25 años, está también Daniel, que insiste en lo sorprendente que es «la complejidad que hay detrás de cada herramienta tecnológica». Su trabajo final será crear una aplicación relacionada con las motos. Aunque su futuro está unido a algo muy diferente: el ejército. «Desde siempre me apasionan tanto la informática como lo militar. Mi idea es unir ambas y trabajar en ciberseguridad u otras materias informáticas aplicadas a las fuerzas armadas», precisa este joven.

Y es que, como afirma Ismael, «es que esto engancha». De hecho, cada día salen cosas nuevas; hay mejores ideas que aprender porque facilitan mucho el trabajo. «Creo que puedo aportar en gestión de datos; innovar en algo, crear un nuevo tipo de servidor, quizá», adelanta este lojeño de futuro prometedor.

«Creo que puedo aportar en gestión de datos; innovar en algo, crear un nuevo tipo de servidor, quizá» ISMAEL

La tecnificación que podrá llegar a vivir la sociedad es casi infinita, anuncian estos profesionales. Pero su fallo más grande es que hay muchas brechas de seguridad. «Siempre hay alguien que puede 'hackear' algo, reconocen. Precisamente por eso muchos creen que una mente nunca podrá ser superada por una máquina. «Los fallos de la máquina los va a arreglar una persona, en este caso un programador», sostiene Francisco, que enseña a estos jóvenes talentos.