Flamenco para cuidar la salud

Flamenco para cuidar la salud

El Centro de Participación Activa de Huétor Tájar ofrece clases de flamencoterapia a medio centenar de mayores, que mejoran así sus problemas de artrosis, mareos, depresión y autoestima

IDEAL Huétor Tájar

Medio centenar de mujeres mayores de Huétor Tájar han mejorado sus problemas de salud gracias a las clases de flamencoterapia, organizadas por el Centro de Participación Activa del municipio, que se imparten por primera vez desde este año. Las clases tienen lugar los viernes por la tarde, y en ellas la profesora, Ana Ruiz, enseña a los vecinos y vecinas, algunos de ellos con más de 80 años, a realiza estiramientos musculares y de espalda, aminorando sus dolores de artrosis y hasta los mareos, al ritmo de la música flamenca.

«Gracias a la flamencoterapia, los mayores mejoran también la circulación de la sangre, trabajan el suelo pélvico y previenen la incontinencia urinaria», señala Ana Ruiz, quien destaca que en sus clases combina «el uso de las castañuelas, el abanico y el mantón de Manila para que los alumnos, en su mayoría mujeres, aprendan los elementos básicos del flamenco mediante coreografías que les ayudan a mejorar sus problemas de autoestima y depresión».

La concejala de Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Huétor Tájar, Pilar Pérez, señala que estas clases de flamencoterapia «han sido todo un éxito en el municipio, y en ellas los jubilados también aprenden a relacionarse y hacen nuevas amistades».