El hallazgo del 'dominus' de Salar descubre nuevas pistas sobre la relevancia de esta villa romana

El hallazgo del 'dominus' de Salar descubre nuevas pistas sobre la relevancia de esta villa romana

Después de casi un mes de excavaciones en la IV Campaña Arqueológica, el equipo dirigido por Julio Román ha desentrañado esta figura, que aparece en muy buen estado y acompañada por un sirviente

NOELIA J. G.Salar

Esta semana era definitiva para el equipo de expertos que trabaja en la IV Campaña Arqueológica de la Villa Romana de Salar. Todo hacía indicar que se iba a encontrar al 'dominus' de esta residencia de la Hispania romana en la excavación. Y así ha sido. No sólo se trataba de confirmar la figura sino que podría haber estado en mal estado o destruida, o incluso tener algún tipo de modificación, como la figura del leopardo descubierta el pasado verano. «Hemos tenido la suerte de que aparezca entre las dos columnas, una de las cuales está tapando un árbol», comenta emocionado aún el director de la campaña, Julio Román. Para Román, no hay dudas de que «es un mosaico excepcional y único; en tamaño y conservación no hay otro igual en la Península Ibérica», afirma ante la imagen del antiguo propietario, lanceando en pie a un jabalí y acompañado de su perra. Está en varios metros lineales de mosaico, entre 13 y 17, de los que apenas han salido aún la mitad.

Además, a continuación han aparecido dos escenas igualmente interesantes. Por un lado la de un siervo con una piedra intentando tirarla a un león, cuya cara es lo único que no se conserva bien. Y un poco más atrás, metiéndose casi debajo del perfil de lo excavado, se muestra otro caballo que está siendo atacado por una leona; el caballero está en el suelo y parece que está intentando atacar a la fiera. «Conforme vayamos limpiando se verá mejor», avisa Julio, que adelanta que «ahora toca rascar con el bisturí para que a lo largo de hoy salga todo».

Y la villa esconde más tesoros. Detrás de las dos grandes columnas halladas en el pasillo central del peristilo va a salir otro mosaico, parece que de grandes dimensiones por el tamaño de cenefa encontrado. «Empezará a ser visible a lo largo de la jornada de hoy», cuentan los arqueólogos a Ideal. Se tratará de un mosaico diferente porque es otra habitación; sería el vestíbulo monumental de la villa, que parece esconder otra maravilla en teselas. Y es que la aparición del buscado personaje en el mosaico de caza ha venido además acompañada de nuevas pistas que confirman la relevancia histórica de este yacimiento del siglo I d.C.

Según los expertos que trabajan en Salar, para ver algo así tienes que ir al Norte de África o a Sicilia, a la Villa de Casale, precisamente una de las estructuras con las que los arqueólogos encuentran muchas similitudes. De hecho, por otros mosaicos similares se conocen este tipo de representaciones, donde el propietario se muestra como héroe griego cazando al jabalí de Calidón; con estricta atención a la simetría, siempre ocupa el lugar central de la villa. «Es la primera imagen que se encontraría el visitante al entrar. La escena de Salar es mejor incluso, porque el 'dominus' va acompañado por una perra y se conserva intacta», aseguran.

Una villa casi de libro

En la cata correspondiente al peristilo, se produce la confirmación de que en el gran vestíbulo monumental de entrada a la villa, flanqueado por esas dos grandes columnas que ya han aparecido, se halla otro mosaico, que parece de dimensiones colosales. «Esperamos que se trate de una sala casi simétrica al triclinio. Intuimos que había un vestíbulo monumental con una entrada tripartita. Es una villa monumental casi de libro», refuerza la idea Román, que también destaca el hecho de que las columnas halladas están casi completas. «Por eso se va a presentar un proyecto a Cultura para intentar restituirlas y ponerlas en vertical, en su sitio. Situarlas como estaban en origen le dará espectacularidad a la villa y, por otro lado, le quitará presión al mosaico», subraya el arqueólogo de la Universidad de Granada.

Se enmarca este hallazgo en el arte decorativo habitual en los primeros siglos de la Era Cristiana, en pleno auge del Imperio Romano, cuando los mosaicistas llevaban una especie de 'book' o libro de muestras con imágenes que se reproducían de manera similar y adaptadas al caso de cada villa. Son estereotipos que funcionan en otros mosaicos y que se ven en otras escenas decorativas romanas del Mediterráneo. Pero la excepcionalidad de la Villa de Salar es evidente a juicio de los arqueólogos que llevan cuatro años desentrañando sus misterios. De hecho Noheda, en Cuenca, y Salar son ahora los dos yacimientos romanos que más expectación están generando a nivel nacional e internacional.

El 'balneum' del dueño

Este agosto se realizan tres catas en la villa, una -la principal- en el peristilo -con el mosaico de caza- y dos sobre el ninfeo o zona monumental de acceso a la vivienda. Los trabajos en esta última zona, en la estancia de los 'tubis', sirve para conseguir identificar cuál era su funcionalidad y su relación con las termas. Allí se ha encontrado también mosaico que, aunque muy deteriorado, sí va a permitir reconstruir cómo era esa sala, probablemente el 'balneum' o balneario privado del 'dominus'. Además, en el interior del espacio ajardinado del peristilo, el equipo de arqueólogos está descubriendo también una especie de canal, con una fuente semicircular.

Vista la riqueza de este yacimiento arqueológico, lo importante ahora es que el espacio sea declarado BIC. A finales de septiembre se quiere establecer la propuesta de delimitación física de la zona de Interés Cultural, para que antes de que acabe 2019 el expediente quede incoado y no se comience la quinta campaña, el año que viene, sin que se haya declarado BIC. La declaración BIC y el Proyecto General de Investigación -ya aprobado- darán nuevas oportunidades de financiación a un lugar histórico -y único en la provincia de Granada- que no deja de demostrar su valía.