El alcalde de Salar reprocha a la Junta que «no ha cumplido» con la Villa Romana

El alcalde de Salar reprocha a la Junta que «no ha cumplido» con la Villa Romana
IDEAL

Armando Moya recuerda que Cultura «se comprometió» a declarar BIC el yacimiento y aprobar su Proyecto General de Investigación antes de que acabara 2018

NOELIA J. GARCÍA Salar

«La Villa Romana de Salar será BIC antes de que acabe el año». Era el titular de Ideal para la noticia que, el 30 de agosto del pasado año, destacaba el valor patrimonial de este yacimiento del siglo I, único en Granada y especialmente relevante en el conjunto de la comunidad autónoma. El anuncio lo hacía el delegado de Cultura de la Junta, Guillermo Quero, en una visita posterior al descubrimiento de una Venus Púdica y unos mosaicos de caza de gran valor en opinión de los expertos.

Pero ha empezado el año y la Villa Romana sigue contando con el único apoyo del Ayuntamiento salareño, que por ahora sólo ha encontrado colaboración económica en las líneas de subvenciones de Diputación de Granada. «Aunque este año pasado nos hemos quedado fuera», se queja el alcalde de Salar, Armando Moya (IU), que, ante todo, reprocha a la Junta de Andalucía su «falta de apoyo real» a la Villa Romana, con la que, dice «no ha cumplido sus compromisos». »El proyecto BIC no se ha movido siquiera, hubo muchas conversaciones y se dijo que se iba a abrir una línea de subvenciones pero, al final, nada de nada«, dice molesto Moya, que insiste en que »ha habido mucha disposición técnica y nada más«. »Lo cierto es que la Junta no ha invertido ni un duro en la Villa Romana de Salar«, denuncia el regidor salareño, que se ha quedado »esperando a esa declaración BIC comprometida públicamente«.

La otra pieza central en el desarrollo futuro de este yacimiento -del que apenas se conoce un 10% según los arqueólogos- es el Proyecto General de Investigación (PGI), «que también sería aprobado por la Comisión de Cultura en el último trimestre y ahí le están dando vueltas», afirma Moya, que cree que «no ha habido voluntad política con el mayor motor de desarrollo de Salar». Y es que, como destaca el primer edil, apenas se está empezando a conocer y ya la han visitado 5.900 personas este pasado año. «Muy pocos monumentos de pequeños pueblos tienen tal cantidad de visitas», recalca, también quejoso por el trato que está teniendo el Consistorio en relación a la colección de piezas arqueològicas halladas en el yacimiento. «Respecto al proyecto de colección museográfica, articulamos un mecanismo para tener las piezas en Salar. Y ahora nos mandan un escrito para decirnos que tenemos que devolverlas», asegura en relación a elementos como la Venus Púdica, localizada el pasado verano en muy buen estado de conservación y de gran relevancia para confirmar la importancia política y social que tuvo el 'dominus' o propietario de esta residencia urbana de la época (siglos I al III d.C.).

Todo desde el Ayuntamiento

«Aquí todo el mundo nos iba a ayudar. Todo el mundo vino a hacerse fotos», critica Moya. Pero la realidad, argumenta, es que desde el Ayuntamiento se ha tenido que hacer una modificación de crédito para terminar de pagar la tercera campaña arqueológica y para restaurar los mosaicos. Nada más que recuperar los mosaicos ha costado más de 7.000 euros, una cantidad importante para un municipio de apenas 3.000 habitantes.

Sin embargo, la Villa Romana de Salar sigue siendo cada vez más conocida y el Ayuntamiento está decidido a seguir divulgándola. «A nosotros esto no nos para. Ya estamos con FITUR, donde presentaremos un nuevo díptico y promocionaremos la villa, hemos tenido la Saturnalia y en marzo tendremos las III Jornadas Romanas», concluye el alcalde salareño.