Se nos van los 'ojos' del Poniente

Jorge Martínez 'Chapa', fotoperiodista, corresponsal de IDEAL durante más 20 años en Loja, deja un gran legado profesional y humano en su tierra y entre sus seres queridos

Se nos van los 'ojos' del Poniente
Noelia Jiménez García
NOELIA JIMÉNEZ GARCÍALoja

Los que estamos acostumbrados a escribir, nunca tememos al papel en blanco. ¡Pero, amigo, qué grande es éste! Me digo que tengo que decir cuánto bueno has dado a tu pueblo, a tu comarca, a tu provincia. A la gente. Cuánta profesionalidad y humanidad ha salido de tu cámara, de ti. Y es difícil resumir en unas líneas todo lo que nos has dado como persona, comprometida con la realidad, apasionado de tu trabajo, responsable en tu labor de comunicador durante más de 20 años en IDEAL. Como buen fotoperiodista, el objetivo era parte de tu cuerpo prácticamente. Y a través de tus 'ojos', Jorge, todo el mundo ha podido saber qué pasaba en el Poniente granadino. ¡Qué gran legado el tuyo!

Es difícil para quienes te queremos hacernos a la idea de que ya no habrá nuevas imágenes de Jorge Martínez, de 'Chapa', como muchos te conocen. Aunque los que estábamos cerca de ti, tus amigos y compañeros, solíamos llamarte por tu nombre de pila. Tu vida casi comenzó pegado a la cámara –te venía de familia– así que era inevitable –y necesario– que te convirtieras en los 'ojos' de muchas, muchísimas personas, a través de tu cámara, que ha visto y hecho eternas tantas cosas. ¡Hay tanto que agradecerte por ello! Tus millones de instantáneas estarán siempre ahí para recordarnos lo mucho que nos diste generosamente, recogiendo momentos preciosos y otros no tanto, pero que al fin y al cabo eran y son parte de la vida, de la realidad, de esa que tú siempre te encargabas de convertir en historia.

Esa es la belleza de la imagen. Lo que siempre queda, como tú quedarás en todos los que tenemos el privilegio de conocerte. José Luis Adán, José Ramón Villalba, Yolanda Aguilera, Carlos Molina y yo misma como compañeros de fatigas en la corresponsalía de IDEAL en las comarcas de Loja, Montefrío y Alhama. Te quedas aquí, amigo. Porque siempre notaré que estás cerca, con tu cámara, cuando tenga ante mi algo digno de contar.

Nos quedan tus imágenes, innumerables y valiosas todas, porque convirtieron en historia momentos –incalculables– de la vida de muchas personas.

Pero sobre todo nos quedas tú, porque te diste entero cada vez que hacías una foto. Y esas, Jorge, estarán siempre con nosotros, como tu bondad.

Has sido y serás los 'ojos' del Poniente, que te debe mucho. Confío en que sepamos devolverte tu generosidad.