Los 49 vecinos de la pedanía más pequeña de Loja reestrenan carretera

Los 49 vecinos de la pedanía más pequeña de Loja reestrenan carretera
N.J.

Se trata de 700 metros de la A-4157 que usan a diario decenas de vecinos y agricultores de Cuesta Blanca y que, además, suele ser vía alternativa para los vehículos de la A-92 en un tramo de los de mayor siniestralidad

NOELIA J. GARCÍALoja

Los vecinos de la pequeña pedanía lojeña de Cuesta Blanca, de apenas 49 habitantes según el INE de 2018, están más que contentos con la mejora del tramo de la A-4157 que da acceso y pasa por el núcleo rural. Estos días se termina de renovar el firme de 700 metros de este vial, que, como explica Ramón Gómez, alcalde pedáneo de este diseminado de Loja, «soporta a diario mucha circulación, tanto de dentro como de fuera de Cuesta Blanca».

Las pocas decenas que viven en este núcleo llevan, según Gómez, «más de quince años esperando este arreglo». Y es que el tramo, bacheado en varias ocasiones pero visiblemente deteriorado, es usado por vecinos y agricultores de esta zona, que conecta también con Riofrío. Además, como recordó la consejera de Fomento, Marifran Carazo, «es con frecuencia una vía alternativa para desviar los vehículos de la A-92 cuando se produce algún accidente en las inmediaciones», que precisamente forman parte de uno de los puntos de mayor siniestralidad de la provincia.

La Consejería de Fomento de la Junta de Andalucía invierte en esta renovación 58.000 euros. Carazo valoró que «más allá de la relevancia económica de la actuación, es importante porque está cerca de lo pequeño, para favorecer que la población se quede en el medio rural». Y es que Cuesta Blanca es un claro ejemplo de la despoblación que se vive en el medio rural. Este pueblo lojeño, el menos poblado del municipio, llegó a tener hace décadas 200 habitantes y ahora apenas alcanza el medio centenar. El término municipal de Loja -formado por el núcleo urbano y 12 pedanías- es uno de los más amplios de Andalucía -más de 450 kilómetros cuadrados- y de los de mayor dispersión poblacional -con sus diecisiete poblaciones entre diseminados y anejos-.

La mejora de este tramo, de importante tráfico agrícola, llega, según el alcalde de Loja, Joaquín Camacho, «tras 8 años sin respuesta de la Consejería y en dos meses del nuevo gobierno de la Junta». Camacho también subrayó «lo prioritario» que es actuar en los núcleos rurales para evitar la despoblación «porque no hay oportunidades, sobre todo, por los problemas de comunicación».