Las legumbres bien merecen un pleno

fotogalería

/ FOTOS JORGE MARTÍNEZ

  • Los niños lojeños defienden el consumo de leguminosas y medidas como la promoción de sus virtudes o la creación de huertos escolares

El pleno infantil de Loja ha sido este año especialmente nutritivo. Los niños y niñas que han ejercido de concejales por algo más de una hora han querido centrar sus discursos en un tema tan interesante como la alimentación sana y sostenible. Y en ello las legumbres tienen mucho que ver. Lo de hablar de garbanzos, alubias o lentejas no es muy común entre los más pequeños que, en la mayoría de los casos, no suelen acoger muy bien las leguminosas entre los ingredientes de sus platos. Sin embargo, en esta inusual sesión plenaria han hecho un ejercicio de responsabilidad. Primero tomando posesión de sus cargos como concejales del Ayuntamiento y, segundo, defendiendo el consumo de legumbres y la puesta en marcha de medidas, tanto locales como globales, que contribuyan a la promoción de sus virtudes, su mayor uso en la cocina de los hogares y su conocimiento mediante buenas ideas, como la creación de huertos escolares, jornadas gastronómicas o talleres de cocina que sitúen a las legumbres en el lugar que tienen que estar, ahora que se celebra su Año Internacional a propuesta de la ONU.

Acompañados por familiares y docentes y observados de cerca por el alcalde, Joaquín Camacho, y el concejal de Educación, José Antonio Gómez, los escolares de 6º de Primaria de diversos centros educativos lojeños dieron todo un ejemplo de buena política. Buenos discursos, contenidos útiles y nada de enfrentamientos. Por unanimidad decidieron aprobar todo aquello que todos y cada uno de ellos, 25, propusieron para catapultar a este producto alimenticio, rico en hierro y vitaminas varias entre otras cosas.

En el ámbito local, fueron muchos los que propusieron la creación de huertos escolares, como planteó Álvaro Martín, de La Fábrica, para aprovechar un aula prefabricada que apenas usa su centro, o Paula Mellado, que pensó en la creación de un aula de la naturaleza en su colegio -con invernadero y todo-. De paso, invitó a todos a probar una riquísima tarta de chocolate, que después resultó estar hecha de purés de las legumbres más conocidas. Y les encantó probar que las leguminosas, según se cocinen, pueden ser más que apetitosas, como demostraron terminando sus platos ediles como el propio alcalde infantil, Alejandro Jiménez.

La importancia de garbanzos y lentejas en la dieta y lo económico y sostenible que resulta su consumo, tanto aquí como en los países pobres, fue el argumento de niños como Ángela Béjar, Eva Cobos o David Astorga. Gracias a aportaciones como Eniley Sierra, los asistentes recordamos que las legumbres cumplen funciones medioambientales tan importantes como la de reducir las emisiones de dióxido de carbono. Y con Diego Guerrero se puso sobre la mesa la posibilidad de hacer un programa de cocina para que los lojeños aprendan a cocinar de mil maneras las legumbres más usadas. Las mismas "que antes todos los días se comían en las casas de los pueblos", le contó a Sofía Ochoa su abuelo.

Así que las legumbres, una de las bases principales de una alimentación sana y sostenible, bien merecen un pleno. O quizá más, porque los escolares se quedaron con ganas de seguir contando lo mucho que conocen sobre un producto que, como ya indicaba en su intervención Iomara Delgado, ya comían nuestros ancestros en el Neolítico.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate