'Naturaleza y fantasía': la mirada de Andrés Ortiz llega al Pósito de Loja

La exposición, de óleo sobre cartulina y collage, estará abierta hasta el 21 de septiembre para mostrar 40 de las obras nacidas de la observación de este autor lojeño autodidacta

'Naturaleza y fantasía': la mirada de Andrés Ortiz llega al Pósito de Loja
FOTOS N.J.G.
NOELIA J.G.Loja

La observación de las pequeñas cosas, de la vida, de los detalles… es una de las cosas que más le gusta a Andrés Ortiz, escritor y pintor autodidacta que ahora expone algunas de sus obras pictóricas en torno a esa capacidad de mirar por dentro y por fuera que tiene. Hasta el 21 de septiembre, las salas del Centro de Iniciativas Culturales 'El Pósito', en Loja, acogen 'Naturaleza y fantasía', una colección de 40 obras de óleo sobre cartulina y collage que comprenden temas tan diversos como el olivo, la mirada, el horizonte… todos ellos plasmados de forma intuitiva, en una fórmula propia pero con guiños al expresionismo o la abstracción.

«Llevo muchísimo tiempo pintando con esta técnica, sobre cartulina. De hecho he ido acumulando trabajos y ahora ha llegado la oportunidad que me ha dado el área de Cultura de exponerlos», explica Andrés, que también ha regalado muchísimo y almacenado muchas de esas miradas que han dado vida a obras pictóricas. Más de 200 a lo largo de unos ocho años.

«No lo hago por rutina, simplemente tengo una idea y la pinto. Soy autodidacta total; no he ido a una escuela de pintura en mi vida», asegura el autor, que reconoce que hay días que trabaja en una cosa mucho tiempo y otros momentos en que coge el pincel y tiene que dejarlo. No tiene ninguna técnica ni copia a nadie. «Lo que me va saliendo lo plasmo en una obra», subraya.

Enemigo del sofá «para que el disco duro no deje de funcionar», Andrés Ortiz tiene un gran hilo de conductor en su obra. «Es lo que me rodea, la vida», afirma. «Cualquier cosa me inspira: una flor, un detalle. La naturaleza y las personas son los que más me dan», comenta el artista, delante de una obra que expresa el lenguaje de la mirada, la expresividad de los ojos, de los que Andrés se considera un enamorado. Sus temas no escapan a nada. Y lo mismo hablan del universo del olivo, con la almazara, los bidones o el olivar que reflejan el mundo de los payasos. «Siempre me han llamado la atención, porque hacer reír es el oficio más bonito y difícil del mundo en mi opinión», cuenta Andrés, que durante estos años dice que ha ido aprendiendo a utilizar los colores, las mezclas.

Asegura que su mayor satisfacción es ver una obra terminada. «Siempre tengo los miedos normales, de que lo que haga no sea lo suficientemente importante para gustar a las personas. Pero me conformo con que me aprueben y valoren mi esfuerzo», dice Ortiz, que estuvo acompañado en la inauguración de la exposición por su familia y amigos, así como por el concejal de Cultura del Ayuntamiento de Loja, José Antonio Gómez, que elogió la capacidad creativa de un lojeño que no para de sorprendernos.

Temas

Loja, Arte