El camión invadió el carril contrario en el accidente con cinco fallecidos que trabajaban en el AVE en Loja

Así han quedado los vehículos implicados en el accidente mortal/EFE
Así han quedado los vehículos implicados en el accidente mortal / EFE

Los operarios, de una empresa subcontratada con sede en Utrera, realizaban tareas de mantenimiento desde finales de enero con motivo de las pruebas de circulación del tren

NOELIA JIMÉNEZ GARCÍALoja

El delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, ha confirmado este jueves por la tarde que, tras los primeros datos de la investigación sobre el accidente en el que han fallecido cinco trabajadores de la línea del AVE que viajaban a Sevilla desde Loja, el camión invadió el carril contrario y produjo la colisión frontal con la furgoneta en la que viajaban los fallecidos.

Con un brazo fracturado y politraumatismos, el conductor del camión está ingresado en observación del Hospital Valme de Sevilla con pronóstico reservado y «estable dentro de la gravedad». Por su parte, el Instituto de Medicina Legal de Sevilla ha concluido las autopsias de los cinco fallecidos, que serán velados en su localidad de origen, Cabezas de San Juan (Sevilla), cuyo ayuntamiento ha decretado tres días de luto.

El suceso tuvo lugar esta mañana en la A-394, entre Arahal y Utrera. Los cinco trabajaban en los ajustes de la vía férrea del tramo de Alta Velocidad en Loja, unas labores propias de las mediciones y controles que se realizan con motivo de las pruebas del tren. Así lo han confirmado desde la propia empresa de estos operarios, Monferra, que se dedica desde hace más de una década a la construcción y mantenimiento de vías de ferrocarril. La empresa está subcontratada por la Unión Temporal de Empresas (UTE) que trabaja en las obras de la línea de Alta Velocidad en el tramo lojeño, en el que ha estado trabajando intermitentemente esta empresa sevillana desde el año 2015.

Aunque la obra está terminada como tal, cuestiones como raíles, instalaciones eléctricas o balasto siguen siendo diagnosticados mediante la circulación de trenes que, en fase de pruebas, intentan determinar posibles problemas o puntos que optimizar. De hecho, últimamente por el municipio pasan a diario hasta 3 y 4 veces estas máquinas AVE. Según la empresa, consternada por el fallecimiento de sus trabajadores, las tareas de estos operarios se centraban en acondicionar la vía según lo que iba necesitando la circulación de trenes en pruebas, que actualmente se realizan en la línea Antequera-Granada. Desde Monferra apuntan asimismo que los fallecidos, vecinos de Cabezas de San Juan, no tenían un horario cerrado cada día sino que cambiaba en función de las necesidades de este tipo de diagnóstico ferroviario. Las víctimas mortales eran hombres de entre 20 y 50 años, muchos de ellos con gran veteranía.

Más información

En Loja, los vecinos saben del triste suceso aunque, según los testimonios consultados por este periódico, parece que nadie conocía personalmente a los fallecidos, que solían hacer el trayecto de ida y vuelta desde Sevilla en su furgoneta, como muchos de los operarios de las subcontratas que trabajan o han trabajado en la obra. «Los técnicos y altos cargos sí suelen hospedarse en los hoteles de por aquí, pero los operarios es poco habitual«, explican desde varios establecimientos hosteleros lojeños, que sí suelen tener entre sus comensales a trabajadores de la obra. Tampoco la empresa ha podido confirmar en qué punto de los 27 kilómetros del tramo lojeño estaban trabajando estos cinco hombres, «porque ellos -afirman desde Monferra- iban moviéndose por todo el tramo según disponía la UTE». Para la empresa, el triste suceso supone «un auténtico mazazo».