El Ayuntamiento comienza a ofertar visitas a la «capilla sixtina lojeña»

El Ayuntamiento comienza a ofertar visitas a la «capilla sixtina lojeña»
N.J.G.

Con la autorización del Arzobispado y la colaboración de la Universidad, el convento de Santa clara, del siglo XVI, puede ahora ser conocido en profundidad tras su restauración

NOELIA JIMÉNEZ GARCÍALoja

Desde hace unos meses ya está restaurada parte de una de las joyas históricas y artísticas más importantes de Loja, el Convento de Santa Clara, fundado en el siglo XVI. Y desde ahora, además de abierto al culto, lo estará a las visitas de turistas y lojeños que quieran conocer los detalles de esta capilla, de estilo gótico isabelino, de magníficos y peculiares frescos y con valioso retablo barroco. Declarada Bien de Interés Cultural, la que algunos llaman «la capilla sixtina lojeña» se muestra ahora resplandeciente tras varios años cerrada y con un deterioro progresivo.

Mediante la inversión de 1,9 millones de euros del Programa de Rehabilitación Arquitectónica del Gobierno de España, la capilla del Convento se volvió a abrir al público y vuelve a tener culto religioso. Pero la intención del Consistorio es que el inmueble -propiedad del Arzobispado de Granada- también sea aprovechado desde el ámbito turístico.

El horario para visitar el convento será de 6 de la tarde a 9 de la noche de lunes a viernes y los sábados y domingos de 11 a 13 horas y de 18 a 20 horas. En principio, hasta el mes de septiembre. Así lo indicó el alcalde, Joaquín Camacho, en una reciente visita a este Monumento Histórico Artístico Nacional -por real decreto 2806 del 6/10/1977-. Según el regidor, para comenzar las visitas se ha «echado mano» del área de Cultura y la colaboración de la Universidad de Granada, a través de la cual un joven historiador lojeño será el encargado de, en prácticas, mostrar al público esta valiosa capilla, de espectacular coro e impresionante artesonado de madera.

«En este horario se podrá visitar y conocer con una visita guiada», expuso Camacho, que recordó que la intención del Ayuntamiento es que haya una nueva fase de restauración en el resto del convento y lograr que alguna dependencia albergue el Museo de la Semana Santa.

Para visitar el convento sólo es necesario acercarse en las horas señaladas al inmueble, ubicado en la Cuesta de las Monjas, ya que no es necesario hacer reserva previa. Además de plantear visitas escolares a los centros educativos lojeños, a partir de septiembre el Ayuntamiento comenzará a estudiar otras opciones que permitan dar continuidad a estas visitas. «Es necesario aumentar el personal del área de Turismo para atender estos nuevos recursos turísticos», manifestó el primer edil.