La asociación Aldaima recuerda en Loja el imprescindible papel del acogimiento familiar de menores

La asociación Aldaima recuerda en Loja el imprescindible papel del acogimiento familiar de menores

Con motivo de la celebración del Día Internacional de las Familias, el Hospital lojeño acogía una mesa informativa para concienciar a pacientes y profesionales de lo importante que es ofrecer un hogar a los niños y niñas que lo necesitan

IDEAL Loja

El Hospital de Alta Resolución de Loja ha realizado hoy una actividad para promover el acogimiento familiar, en colaboración con la Asociación Andaluza de Apoyo a la Infancia (Aldaima). Con motivo de la celebración esta semana del Día Internacional de las Familias se instalaba estos días una mesa informativa, en la que trabajadoras sociales de la entidad han informado a pacientes, acompañantes y profesionales del hospital de la importancia de ofrecer un hogar temporal o permanente a aquellos niñas y niños que, por diversos motivos, se ven obligados a dejar su familia.

El objetivo de esta iniciativa es concienciar a la población de que estos menores puedan crecer con una familia que esté dispuesta a darles el afecto y la estimulación que necesitan para su desarrollo.

La trabajadora social de la Asociación Aldaima, María Rejón, explica que «en Granada necesitamos más familias dispuestas a participar en el programa de acogimiento, en todas sus modalidades, tanto en el acogimiento permanente, como en el temporal y el de urgencia».

Medida complementaria

Cuando se decreta el desamparo de un menor, éste pasa a ser atendido a través de los distintos sistemas de protección. La Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño reconoce a la familia como un derecho fundamental de todos los niños y niñas. Y aunque hoy en día las estructuras familiares son cada vez más diversas y complejas, la familia en sus diferentes formas sigue siendo para los niños y niñas un espacio acogedor, cercano e íntimo, donde puede desarrollar su identidad y sentir la pertenencia a un grupo.

El acogimiento familiar es una medida complementaria y no tiene como objetivo la sustitución de la familia de origen del menor, como ocurre en el caso de la adopción. Para hacerla posible es imprescindible el compromiso social, la voluntariedad, colaboración, altruismo y solidaridad de las familias acogedoras.

Mediante esta fórmula, se delega la guarda de un menor a una persona o familia, con la obligación de velar por él, tenerlo en su compañía, alimentarlo, educarlo y procurale una formación integral, si bien la tutela la ostentará la administración encargada en materia de protección de menores.

En la provincia de Granada, Aldaima es la Institución Colaboradora de Integración Familiar, designada para el desempeño de funciones de mediación en el acogimiento familiar de menores por la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación. Entre otras actuaciones, Aldaima se encarga de la difusión del acogimiento y la captación de familias, la formación e información de quienes participan en el programa, la valoración psicosocial de la familia para la declaración de idoneidad, la preparación del menor para el acogimiento, la supervisión de las visitas con su familia biológica, los informes de seguimiento y el apoyo a la familia durante el tiempo que dure el acogimiento.

MODALIDADES DE ACOGIMIENTO

Cuando se opta por el acogimiento como medida de protección de menor, se procura en primer lugar que dicho acogimiento se produzca en el entorno familiar del menor o familia extensa. Solo en los casos en los que no resulta aconsejable para el desarrollo del menor o no hay un entorno familiar disponible, se opta por el acogimiento con una familia ajena, para proteger al niño o niña situándolos en un contexto seguro y evitar su internamiento en un centro.

La duración y características de cada acogimiento podrán variar en función de las necesidades y circunstancias del menor. El acogimiento temporal es de carácter transitorio y se promueve bien cuando existe una situación de crisis en la familia del menor que se prevé que pueda resolverse a corto plazo o bien como medida transitoria mientras se acuerda una medida más estable.

El acogimiento permanente se realiza cuando no existe previsión de que el menor pueda volver con su familia de origen y no es posible otra medida, como la adopción. En general, esta modalidad va dirigida a niños mayores de 7 años.

Otra modalidad es el acogimiento de urgencia, que se aplica en aquellos casos que requieren una intervención inmediata. Su duración es variable y se desarrolla mientras se realiza un estudio detallado de la situación del niño o niña, que permita su vuelta a su familia de origen o el establecimiento de otra medida de protección adecuada.

El acogimiento especializado puede ser de carácter temporal o permanente y está dirigido a menores con necesidades y circunstancias especiales, como grupos de hermanos o pequeños que sufran alguna enfermedad, problemas de conducta, discapacidad o secuelas por malos tratos o abusos.