El alma 'puche' del dulce nazareno

El alma 'puche' del dulce nazareno

Además de estrenar la restauración parcial del trono de Jesús, la histórica hermandad cumple años con un producto repostero propio que toma el nombre de su agrupación de tambores

NOELIA JIMÉNEZ GARCÍALoja

La repostería lojeña es conocida por su calidad y por productos propios como el Rosco de Loja, un símbolo gastronómico conocido nacional e internacionalmente. También es reconocida fuera de nuestras fronteras la Semana Santa Lojeña, Fiesta de Interés Turístico Nacional de Andalucía por figuras y tradiciones como las 'corrías' de incensarios y sus sátiras -elementos únicos en el mundo-, las vestimentas y tradiciones de sus horquilleros y por personajes como los 'pediores' o 'Los Puches', la agrupación de tambores que, en los llamativos tonos morados de su hermandad, acompañan a la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno como hiciera el conocido 'Tío Puche-Puche'.

Como se cumplen 400 años de la creación de la Hermandad del Nazareno, sus hermanos han querido conmemorar como merece un aniversario tan especial. Este año es singular por partida triple. Estrena parte de la restauración del trono de Nuestro Padre Jesús y, además, gracias a la cesión de un solar en la calle Real por parte de José Cerrillo y Carmen Blanco, podrá iniciar los trámites para contar con una casa hermandad. Pero también tiene un sabor dulce, gracias a la elaboración que ha realizado Víctor Sola desde su obrador, desde su casa, Casasola. «Es todo un honor como lojeño y nazareno poder hacer un nuevo dulce para una hermandad tan antigua», reconoce Víctor, que ha jugado con sabores a anís, canela y almendra y con toques modernos como el chocolate para lograr un producto exquisito «que viene para quedarse», dice Sola, tambor 'puche' desde los cuatro años.

Los 'puches', que ya se comercializan por docenas en cajas moradas -como estos peculiares 'tambores' del Viernes Santo-, tienen un «sabor fabuloso», destacan por su parte el hermano mayor, José Manuel Ramos, y el también cofrade nazareno Néstor Torres, que agradecen a Sola «cómo se ha brindado desde el primer momento en materializar la idea de la hermandad». También elogian la iniciativa de Casasola con la elaboración del nuevo producto el alcalde, Joaquín Camacho, y el concejal de Cultura, José Antonio Gómez, que también estuvieron en la presentación de la caja morada de 'puches'.

Con diseño de Ramón Soler y Buenaventura Estudio, el 'Puche' es el nuevo dulce lojeño, un producto que, aunque está indiscutiblemente ligado a la Semana Santa Lojeña, pretende ser un reclamo más de la calidad repostera de Loja. Anuncia Víctor Sola que a lo largo de esta próxima Semana Santa Casasola ofrecerá, como suele, degustaciones a sus clientes. A partir de ahora tiene otro pastel típico, el 'puche', un dulce conmemorativo que también espera convertirse en tradición gastronómica para degustar durante todo el año.