La campeona de la puntería

La vecina de Fuente Camacho Victoria López es por segundo año campeona de Andalucía de Tirachinas

Victoria López es la campeona andaluza de Tirachinas en categoría tradicional y precisión. /IDEAL
Victoria López es la campeona andaluza de Tirachinas en categoría tradicional y precisión. / IDEAL
NOELIA JIMÉNEZ GARCÍALoja

Victoria lo dice todo con su nombre: es la campeona andaluza del tirachinas. Esta granadina de Fuente Camacho (Loja) es una trabajadora del sector oleícola que, a sus 54 años, disfruta plenamente la práctica de la puntería y alcanza con sus balines lo que se tercie. El año pasado ya fue campeona de Andalucía en categoría tradicional y segunda en precisión y este 2019 se ha proclamado la mejor andaluza en ambas modalidades. «Y usando el mismo tirachinas», dice orgullosa Victoria López, casada y con una hija de 32 años.

Habitual del senderismo y la bicicleta, han sido sus dos primeras experiencias en grandes campeonatos y la cosa no le ha podido ir mejor. Dice que ella misma fabrica su equipo con ramas de olivo y asegura que nunca ha percibido machismo, ni vivido un episodio de discriminación en este deporte, que, pese a lo que puede parecer para los profanos en la materia, mueve a muchísimos aficionados en competiciones por todo el mundo.

«Es sencillo; tienes que romper con una canica o balín de hierro el plato situado a unos diez metros. Se tira en tres tandas de diez y el que rompe más platos, gana», explica Victoria, que vive con naturalidad su evidente destreza, pese a que comenzó en esto no hace tanto. «Me aficioné hace siete años en mi pueblo, en Fuente Camacho. Probé en la tirada de las fiestas. Luego me empezó a gustar cada vez más y comencé a ir a competiciones en otras localidades», explica esta 'camachera', que suele entrenar con el tirachinas hasta con latas, aprovechando algún descanso en el trabajo.

En un deporte en el que la concentración y el control sobre la posición del cuerpo son básicos, el tirachinas –honda, resortera...– es un utensilio fundamental y la sofisticación y mercado que hay en torno a él se percibe echando una ojeada a Internet. Pero los de Victoria son de fabricación propia. «Mis tirachinas los hago yo; son de madera de olivo. Cuando veo una rama que puede servir, la corto, la adapto, la preparo para lograr la máxima puntería. Tengo unos 40 o 50 de distintas maneras, porque me gusta hacerlos», comenta la campeona, que admite que suele usar el mismo en las competiciones para asegurar su rendimiento.

«Esto no necesita mucho equipo pero sí mucha afición

Acostumbra a ir a pruebas cuando puede. Pero sabe que no todo el mundo entiende de esto. «Es un mundo desconocido para la gente que no lo practica», reconoce Victoria, que vive su dedicación al tirachinas como «un momento de diversión». «Te da ocasión de pasar un día entre amigos haciendo algo que te gusta, ni más ni menos. Aunque siempre que compites quieres ganar lógicamente».

Con sencillez, Victoria dice que el secreto es lograr la máxima puntería, apuntando siempre de la misma manera y con la misma posición, colocando el objetivo en un punto de mira, «porque en cuanto te sales un poquito ya no rompes el plato», describe esta deportista, que se reconoce apasionada del tirachinas porque le permite «disfrutar del ocio al aire libre» y «conocer a muchas personas con tus mismos gustos».

Porque, en sus siete años de práctica, Victoria no ha «contagiado» a nadie de su entorno en esto. «Sí. Se lo das a probar a tu gente, a tu familia. Pero si te gusta no necesitas que te empuje nadie». Y Victoria está encantada con el deporte. «Esto no necesita mucho equipo pero sí mucha afición. Basta con tu tirachinas y un equipo de urgencia, con gomas –por si se rompe alguna– y los balines.