«Voy a abrir mi corazón como nunca lo he hecho»

La vestidora de la Virgen de los Dolores será la primera mujer en pregonar la Semana Santa de Loja; su pregón será a las 21 horas de mañana en el Auditorio Adolfo Suárez

«Voy a abrir mi corazón como nunca lo he hecho»
IDEAL
NOELIA JIMÉNEZ GARCÍALoja

El pregón de la Semana Santa de Loja de Mª Pilar López Martínez de Tejada pasará sin duda a la historia local. Es la primera mujer en tener el «honor y responsabilidad» de pregonar la Semana de Pasión. Nervios, emoción y un torrente de sentimientos le acompañan desde octubre, cuando aceptó la propuesta de la Agrupación de Hermandades y Cofradías. Dice que lo hace por su madre, la Virgen de los Dolores, y por su hermandad, que este año cumple 350 años y a la que lleva toda la vida vinculada como camarera y vestidora. La pregonera anuncia un «pregón del corazón». Y vivencias no le faltan para hacerlo grande y valioso. Será la noche de este viernes 22 de marzo en el Auditorio 'Adolfo Suárez'.

–Toda la vida vinculada a la Semana Santa y unida a su madre, la Virgen de los Dolores. Y ahora esto...

–Pues sí. Me viene de familia, por mi tía Asunción y mi abuela Lola. Ellas me enseñaron a quererla y a sentirla de una forma diferente.

Como cofrade tengo el conocimiento y la experiencia de todos los entresijos; he vivido lo de antes, durante y después de una estación de penitencia. Todo me parece poco cuando estoy preparando a la virgen. Son muchas horas las que le dedicas y te tiene que salir de dentro. Así que en realidad hacer el pregón es eso; lo que siento por mi hermandad y la Semana Santa.

–¿Cómo recuerda el día en que se lo propusieron?

–No quería [sonríe]. Es una responsabilidad muy grande y al principio me dio miedo, pero es lo que yo siento por la Semana Santa. Me tocaron la fibra sensible, me dieron tiempo para pensar... Y al final, dije: «Vamos. Por la Hermandad». Y ahora conforme se va acercando...

–¿Cómo vive el hecho de ser la primera mujer en hacer el pregón?

–Es un orgullo, la verdad. Mi pregón será recordado, porque soy la primera en hacer uno. Pero, ante todo, quiero que destaque por su calidad. Si lo tienen que comparar que lo hagan en igualdad con el de cualquier otro pregonero, no por ser mujer. También me veo en la obligación como mujer de darle ciertos matices sobre ciertos temas. Aunque he de decir que en mi hermandad nunca ha habido diferencias en ese sentido. Desde 1800 ya empiezan las mujeres a ser presidentas. Mi tía Asunción murió en 1989 siendo presidenta. Yo siempre digo que aquí no hay hombre ni mujer, cada uno hace lo que sabe hacer. En ese aspecto tenemos que ser humildes.

–¿Está siendo complicado elaborarlo?

–Me lo dijeron en octubre y desde entonces lo estoy preparando. Rara es la noche que no lo tengo en la cabeza. Estoy acostumbrada a trabajar de cara al público, pero aún así esto me supera. Me desvelo, se me ocurre una cosa, luego la cambio... Veo algo que me gusta mucho y otra vez lo modifico. Al final llego a la conclusión de que de lo que se trata es de expresar mis sentimientos. Habrá gente a la que le gustará más o menos, pero es mi pregón. Mi forma de vivir la Semana Santa.

–¿Cómo calificaría su pregón?

–El pregón del corazón, como dice mi cuñada. Porque es verdad: me abro en canal. Soy una persona que raramente expreso mis sentimientos en público y ahora voy a contarlos; voy a hablar de lo que pasa dentro de mí, dentro de mi casa, en cada momento de la Semana Santa. Además, siempre me ha dado miedo escribir. Soy de Ciencias y escribir no me gusta. Pero tengo que expresar y hacer sentir al de enfrente lo que estoy viviendo en ese momento. Por eso son sobre todo vivencias, momentos... Voy a abrir el corazón de par en par, como nunca lo he hecho.

Hay gente que me pregunta si en mi pregón va a haber incensarios, saetas... Mi pregón es diferente. Es lo que yo he querido hacer. Va a haber música, pero no como siempre se ha usado en otros pregones. Lo que sí que hay son muchos sentimientos.

–Y, teniendo en cuenta su inmenso amor por la Virgen de los Dolores, ¿cómo será su presencia en él?

–Mi hermandad va a tener protagonismo porque es la mía; por ella lo he hecho y estamos viviendo el 350 aniversario. Pero del resto de la Semana Santa no tiene menos, porque de ella me gusta todo. Lo que pasa es que lo que yo puedo contar y expresar de mi hermandad no es, lógicamente, lo mismo que del resto. Ten en cuenta que nosotros lo hemos vivido de siempre. He ido embarazadísima de mis hijos a vestir a la Virgen...

–¿En algún momento le va a resultar difícil contener las lágrimas?

–Ya me emociono. El nudo en la garganta lo tengo ensayado. Sé en el momento en que viene. Pero hay instantes en que me va a costar mucho trabajo contener las lágrimas. Que la Virgen me ayude...

–¿Cómo está viviendo su entorno esta emoción?

–Ellos están emocionados e ilusionados como yo. Cuando lo supieron, enseguida me animaron. Lo vieron más claro que yo desde el principio. Están apoyándome y sufriendo las consecuencias de mis desvelos, acostarme tarde, el tiempo ante el ordenador... Va a ser el pregón de la familia.

–Vive en Estepa y no está físicamente cerca de su sede canónica. ¿Cuántas veces ha hablado con su madre desde que lo sabe?

–No necesito estar delante para hablar con ella.. Me he criado con mi abuela Lola, mi abuelo Carlos y mi tía Asunción, que son el mayor regalo que me he dado Dios. Gracias a ellos, nunca he echado de menos a mi madre. Y mi abuela me enseñó que tenía la mejor madre del mundo, que es la Virgen de los Dolores.

Este año estrena manto y he tenido el privilegio de verla más. Pero hablo con ella todos los días. Siempre tengo a mi madre conmigo.