La Villa Romana de Salar inicia un programa de accesibilidad con visitas para personas sordas

FOTOS JORGE MARTÍNEZ MAROTO

El prometedor yacimiento del siglo I también ha puesto en marcha la tarjeta Nereida, para fidelizar y ofrecer descuentos a los turistas que se hagan “amigos”

NOELIA JIMÉNEZ GARCÍALoja

La Villa Romana de Salar quiere ser “accesible y cercana”, explican desde el Ayuntamiento salareño, que, desde que se conocieran las nuevas salas con mosaicos y columnas de la excavación, apuesta aún más por poner en valor lo que representa este yacimiento -datado entre los siglos I y IV d.C-. La riqueza e interés que está despertando la villa también se nota en las visitas. Según los datos proporcionados a IDEAL por el Ayuntamiento, en 2016 la villa recibía unas 500 visitas, mientras que en lo que va de 2017 el número ha aumentado hasta situarse en 2.000 visitantes. “El número de turistas que, cada semana, se acercan a conocer este tesoro, ha crecido también de forma exponencial”, afirman. Y eso que sólo se ha sacado a la luz una mínima parte de esta antigua casa de un poderoso de la época.

Por eso, el Ayuntamiento de Salar “sigue trabajando con un objetivo claro: el de acercar la Villa a todos los colectivos posibles”, asegura el alcalde salareño, Armando Moya. Ya se iniciaron los programas dirigidos a los escolares, a las mujeres -La Mujer en la Antigua Roma- y a las familias -'Roma en familia'-, y ahora llega ‘la Villa accesible’. “Es un programa que se realizará a medio y largo plazo y tiene la intención de permitir el conocimiento del yacimiento a personas con discapacidad”, recalcan desde el punto de información de la Villa Romana de Salar.

El primer paso, indican, ha sido el diseño de una serie de visitas guiadas en las que las palabras de la especialista serán traducidas al lenguaje de signos por un intérprete que acompañará a los participantes en todo momento. Esta singular propuesta se ha lanzado este mes de octubre “y ha tenido una acogida muy positiva por el colectivo”, comentan desde el Consistorio, que “sigue estudiando fórmulas para hacer extensible esta propuesta a otros grupos de personas con discapacidad”.

El alcalde con la tarjeta Nereida.

#YotambiénsoyamigodelaVilladeSalar

Otra iniciativa puesta en marcha para la difusión de este enclave patrimonial ha sido la puesta en marcha de la Tarjeta Nereida, un distintivo gratuito que permitirá crear “un círculo de amigos de la Villa Romana de Salar”. La intención de este otro proyecto es “crear comunidad, fidelizar al visitante o turista que conoce la villa”, detallan desde el punto de información. Los titulares de la tarjeta, completamente gratuita, tendrán que hacerse una foto con la tarjeta y difundirla en sus perfiles sociales con el hashtag #YotambiénsoyamigodelaVilladeSalar. A cambio, los ‘amigos’ de la Villa lograrán descuentos y obtendrán promociones tanto en las actividades del conjunto arqueológico -como son las jornadas romanas o la ‘Mujer en la antigua Roma’- como en los restaurantes, establecimientos y alojamientos del territorio adheridos a esta iniciativa.

La Villa Romana de Salar, que ahora amplía su cubierta para proteger los nuevos hallazgos, lucha por ser una excavación ligada a un PGI (Proyecto General de Investigación), lo que permitiría descubrir este conjunto romano al tiempo que se investiga en profundidad cómo era la vida en la zona entonces y qué importancia tenía el ‘dominus’ o señor de esta antigua casa noble.

En la segunda campaña arqueológica, realizada por la Universidad de Granada en este yacimiento, se localizaron nuevas estancias con ricos mosaicos, pinturas murales y estucos, que confirmaron las expectativas respecto a la riqueza arquitectónica y decorativa que tiene esta villa. Según los expertos, “es un conjunto de los mejores y más importantes encontrados en Andalucía y, evidentemente, el único de Granada”.

Fotos

Vídeos