Riofrío se movilizará para no perder definitivamente su trucha

Los vecinos anuncian concentraciones y el gobierno municipal pide explicaciones a los partidos que se han opuesto a la reforma de la Ley de Biodiversidad, que permitiría pescar esta especie

NOELIA JIMÉNEZ GARCÍALoja

La trucha arcoíris lleva más de 100 años usándose para poblar ríos como los de Riofrío, donde lleva varias décadas siendo protagonista de una tradición de pesca deportiva importante y un turismo gastronómico y natural conocido entre los miles se visitantes de esta pedanía de Loja.

Por eso las esperanzas depositadas en la reforma de la Ley de Biodiversidad -tratada en las últimas horas en el Congreso- han volado "cuando los votos en contra de Psoe y Podemos y la abstención de Ciudadanos han evitado una medida que hubiera permitido la suelta de especies como la trucha en lugares como Riofrío", se quejó el alcalde lojeño, Joaquín Camacho. El regidor pidió "explicaciones" a los partidos que "en principio dijeron apoyar a la plataforma nacional de pescadores y ahora han paralizado unas medidas imprescindibles para el desarrollo sostenible de lugares como Riofrío", reprochó el primer edil.

Loja ya aprobó el pasado año una moción para defender la trucha arcoíris, después de que una sentencia del Tribunal Supremo la situara entre las especies invasoras que tenían que dejar de ser transportadas, comercializadas o utilizadas en cualquier actividad similar. El Ayuntamiento de Loja acordó entonces su adhesión a la plataforma que defiende la pesca de este tipo de especies, después de que fuera estimado el recurso de colectivos como Ecologistas en Acción para incluir al mencionado pez y a otros como la carpa entre las especies que no está permitido pescar.

Concentración el 27 de junio

Por eso, tras el rechazo de la reforma legal que cambiaría esta situación, la preocupación del consistorio y de los pescadores y hosteleros de Riofrío es notoria. Los vecinos ya han anunciado movilizaciones, concretamente una concentración para la mañana del 27 de junio. "Un río sin trucha es un río muerto. Se han perdido cantidad de pescadores y los negocios hosteleros también se están viendo perjudicados; se están perdiendo puestos de trabajo", aseguró el representante de los vecinos, el alcalde pedáneo Alejandro Aguilera.

Otro proyecto paralizado es el ligado al Coto Intensivo de Pesca, que estaba planteando su ampliación y modernización justo cuando la sentencia echó por tierra las actividades ligadas a especies como la trucha. "Ya no se ven ni nutrias ni las poblaciones de garzas que antes visitaban el entorno", comenta Francisco López, uno de los guardarríos y presidente del Club de Pesca de Riofrío.

"Seguiremos luchando por el futuro de Riofrío, que está ligado a la pesca, a su entorno natural y a su trucha", advirtieron desde este conocido pueblo pesquero.

Fotos

Vídeos