Huétor y Villanueva comienzan a recuperar la normalidad a la espera de evaluar daños

Inundación en Huétor Tájar, este domingo./CHAPA
Inundación en Huétor Tájar, este domingo. / CHAPA

El puente hueteño se reabrió al tráfico a las 6 de la mañana y la circunvalación de Villanueva durante la noche de ayer

NOELIA JIMÉNEZ GARCÍALoja

Huétor Tájar y Villanueva Mesía se despiertan hoy con la vista puesta en que se tomen medidas para evitar que vuelva a producirse lo de ayer, cuando el río Genil se desbordó afectando a cultivos y vías de comunicación de la zona. Ambos municipios han iniciado la semana intentando recuperar la normalidad. Según el alcalde de Villanueva, José Antonio Durán, desde las 9 de la noche de ayer está abierta al tráfico la circunvalación del pueblo, donde desde las 6 de la tarde se comenzó a notar cómo bajaba el nivel del agua. "Todavía no podemos evaluar los daños porque hay sitios como el ferial donde es imposible acceder. Está anegado. Una vez que baje el nivel habrá que hacer una limpieza porque esto deja un sedimento de lima", explica el edil maleno. En el municipio las zonas más afectadas han sido las choperas y cultivos de espárragos en la parte baja del pueblo. "Aquí se ha visto más afectado el casco urbano", indica.

El municipio que se ha llevado la peor parte de este temporal es sin duda Huétor Tájar, cuyo puente quedó cortado durante varias horas obligando a los vehículos a rodear la localidad por la vega de Loja o Villanueva. Según el alcalde hueteño, Fernando Delgado, el tráfico en este punto está abierto desde las 6 de la mañana. "En cuanto bajó el río, se limpió la carretera y se pudo abrir al tráfico", comenta el regidor, que se lamenta de que se desembalsara agua del Cubillas un día de máxima lluvia y mucho caudal. "Los agricultores estaban contentos por la mañana porque ver el río lleno de agua y los pantanos completos es una alegría para todos. Pero ahora toca ver qué ha fallado en la planificación de desembalses para evitar que este desastre se vuelva a repetir", insiste.

Desde el Consistorio hueteño, aseguran que "aún no se puede evaluar con certeza la afección a los agricultores de la zona", que vive fundamentalmente de la campaña del espárrago. También se han visto afectados el vallado de la carretera y el Parque de los Patos de la localidad. "Llega casi el agua a la circunvalación", comenta Delgado para ilustrar la magnitud del desbordamiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos