Huétor Tájar se transformará desde este viernes en un gran zoco andalusí

El popular mercado medieval del Poniente granadino alcanza su decimoséptima edición con un viaje en el tiempo al siglo XV

R. I. Huétor Tájar

Huétor Tájar se transforma durante dos o tres días al año en una auténtica población medieval y ofrece a los visitantes un fantástico viaje en el tiempo a su época andalusí, en concreto al momento de su fundación como municipio en 1483, con la unión de las alquerías de Huétor y Taxara. Esta singular fiesta se ha convertido en una tradición que dura ya diecisiete años y que se celebra durante un fin de semana de septiembre como preámbulo a las fiestas en honor a Nuestro Padre Jesús Nazareno, patrón de la localidad.

El conocido Zoco Andalusí, que tendrá lugar los próximos 8, 9 y 10 de septiembre, hará que el casco histórico del municipio se llene un año más de mercaderes, malabaristas, bailarinas, fakires y juglares, así como de jaimas con gastronomía andalusí, artesanía y actividades de ocio. Como principal novedad de esta XVII edición, el Zoco ha ampliado su trazado circular, que tiene como centro la Plaza de Andalucía y su histórico Torreón, recientemente restaurado. El Zoco dispondrá de dos escenarios y discurrirá por callejuelas y rincones con puestos y jaimas de todo tipo.

La diputada de Cultura y Memoria Histórica y Democrática, Fátima Gómez, ha señalado durante la presentación que “se trata de uno de los proyectos singulares que apoya la Diputación de Granada y que permite conocer la historia del municipio de una forma lúdica porque se involucra todo el pueblo y en especial unos 250 voluntarios distribuidos entre ludotecas, pasacalles y degustaciones gastronómicas para garantizar el correcto funcionamiento del mismo y el disfrute de todo aquel que lo visite”.

En esta nueva edición participarán 110 artesanos invitados de toda España, muchos de ellos llegados de la zona del Levante, una veintena del propio municipio, alrededor de un centenar de propuestas artísticas entre espectáculos de baile y danza, animación y pasacalles, además de la decoración personalizada que realizan en las calles los propios hueteños, que es lo que diferencia al Zoco Andalusí de los mercados de tipo medieval que organizan otros municipios andaluces.

En este sentido, el concejal de Turismo de Huétor Tájar, Juan Jesús Gómez, ha agradecido el apoyo continuo de la institución provincial y ha destacado que el “uno de los valores añadidos de nuestro Zoco Andalusí es que no se trata de un mercado contratado como el de otros pueblos, sino de una producción propia del municipio, a la que acuden invitados muchos artesanos y que es cada vez más conocida”.

Presencia de asociacionismo

Huétor Tájar es conocido como un municipio muy solidario con las causas sociales y humanitarias. Pero sus vecinos también mantienen un fuerte compromiso con los visitantes y el ocio, como es el caso del Zoco Andalusi. En concreto, las asociaciones del pueblo son las protagonistas de organizar las jaimas gastronómicas del Zoco, ofreciendo una variada carta de productos andalusíes elaborados con productos de la tierra a precios populares. Migas, salmorejo, tapas andalusíes, pinchos morunos, tortas de canuto, mishinik (hamburguesa árabe) y creps dulces y salados, entre otros, conforma esta oferta para paladares exigentes. Destacan también los puestos de embutidos y quesos de distintos puntos de Granada y Jaén, las garrapiñadas, piñonates y algodones de azúcar, junto a los dulces andalusíes, helados y barquillos de canela.

Además, la oferta artesanal que traen los “paradistas” invitados de toda España es amplia y muy singular, encontrando cosmética natural con aloe vera o aceite de oliva, juguetes de madera para los más pequeños, juegos de ingenio, perfumes, toquillas y bolsos de cuero, miniaturas para belenes y productos étnicos.

Junto a los artesanos y la gastronomía se encuentra una variada oferta de espectáculos que acompañarán al Zoco durante todo el fin de semana. Pasacalles con la banda de Moros, animación de calle con barberos ciegos, la conquista del Torreón, cetrería, danza del vientre, espectáculos de fuego y faquirismo, entre otros. La noche será un momento mágico cuando el zoco apague todas sus luces y quede iluminado únicamente por la luz de cientos de velas, recreando el encanto de las mil y una noches.

También los niños tienen reservados varios espacios y actividades especiales. Tiro con arco y lanza, ranas tragabolas, pesca, puntería, las anillas en la botella o el disco deslizante, juegos de ingenio, actividades tradicionales y ecológicas de tipo medieval son algunas de las actividades que se ofertan de forma gratuita para disfrute de toda la familia. Y, entre juego y juego, se pueden elaborar un turbante para vestirse de la época o sentarse en el Rincón Infantil a escuchar a los cuentacuentos.

Fotos

Vídeos