72 horas de Medievo en las calles hueteñas

XVII Zoco Andalusí de Huétor Tájar

Miles de personas se entretienen con espectáculos y puestos artesanos y se mezclan con personajes de la Santa Inquisición o las Mil y Una Noches

72 horas de Medievo en las calles hueteñas
FOTOS JORGE MARTÍNEZ MAROTO
NOELIA JIMÉNEZ GARCÍALoja

Diecisiete años lleva Huétor Tájar organizando su Zoco Andalusí, un gran mercado de artesanos inspirado en la época medieval que comenzó llenando la calle Ancha de la localidad y que en la actualidad ocupa los múltiples rincones del centro urbano. Empezó repartido en tres días, se reestructuró en dos varios años después y esta edición vuelve a tener tres jornadas, explica el alcalde hueteño, Fernando Delgado, mientras recorre los diversos puestos comerciales de repostería turca, fragancias naturales, juegos de ingenio hechos en madera o artículos de marroquinería.

Más allá de la diversidad de productos e indumentarias del siglo XV que es posible ver en el Zoco Andalusí hueteño, el evento historicista del municipio ofrece un nutrido repertorio de espectáculos y escenificaciones de todo tipo que, uno tras otro, ameniza las tres jornadas que ocupa la actividad. Miles de vecinos de toda Granada e incluso de provincias cercanas se acercan en estas 72 horas al Medievo que se vive en las calles de la vega hueteña, que se remonta a 1483, momento de la fundación del municipio con la unión de las alquerías de Huétor y Taxara.

A pocos metros del puesto de cetrería, donde el encargado muestra un imponente águila real de garras con presión similar a 80 kilos, hay un espectáculo circense de equilibrismo y humor. Ha sido justo después de la escenificación de 'Embrujo y pasión' a cargo de bailaora y jinete. Mercaderes, malabaristas, juglares se mezclan con el público, que también se encuentra en pleno itinerario con personajes de la Santa Inquisición implorando "buenas obras" o de las Mil y Una Noches, con sus enigmáticos juegos de fuego o la indispensable danza del vientre.

En torno a la Plaza de Andalucía y el Torreón, las calles de Huétor Tájar acogían este año a 110 artesanos de toda España. Pero el Zoco se mantiene en gran parte gracias a la más que evidente participación de los vecinos. De hecho, las asociaciones del pueblo se hacen cargo de las jaimas gastronómicas, que brindan al visitante productos andalusíes como pinchos 'morunos', tortas de canuto o mishinik -unas riquísimas hamburguesas especiadas-.

Pasacalles de diversa temática -como el de ‘Aladdin y el Genio de la lámpara’-, danzas aéreas acrobáticas, títeres, juegos medievales, bailes y faquirismo se entremezclan en una agenda de lo más completa, que coordinan decenas de trabajadores del Ayuntamiento de Huétor Tájar. Con dos propuestas más que atractivas, las 'Danzas de la Alhambra’ y el espectáculo de fuego ‘Akelarre’, se cierra un año más este espacio para retroceder en el tiempo.

Fotos

Vídeos