Antonio Destrieux López-Cuervo

Antonio Destrieux López-Cuervo
  • LOJEÑOS ILUSTRES

  • Nacido en 1912 y fallecido en 1991, fue el primer ciclista profesional lojeño

El dia 12 de agosto de 1912 nacía en Loja Antonio. Era hijo legítimo de D. Manuel Destrieux Llagostina, natural y vecino de Loja y de Dª Consolación López-Cuervo y Paredes, natural y vecina de Loja, ambos domiciliados en el Paseo Público. Sus abuelos paternos, naturales y vecinos de Granada, se llamaban D. Luis Enrique Destrieux Labad y Dª Josefa Llagostina Carra, mientras que por línea materna fueron sus abuelos D. José López-Cuervo y Cantano y Dª Josefa Paredes Rubio, naturales de Loja.

Su origen paterno es francés; un antepasado suyo vino a Loja en la década de los años 60 del siglo XIX, para construir nuestro Puente Quebrada y echó sus raíces genealógicas en nuestra ciudad y en Granada, al casarse con una de las familias más antiguas de Loja.

Según nos cuentan miembros del antiguo Club Ciclista de Loja y personas que oyeron hablar de Antonio, era éste ya desde niño un amante de la bici y así, cuando contó con 18 años en 1930, se dio de alta como ciclista profesional y desde entonces hasta 1945 participó como tal en todas las competiciones regionales y nacionales. De niño y de joven pasó su vida entre Loja y Málaga, para pasar a Tarragona, donde fijó su residencia y donde moriría en 1991.

Profesional desde 1930

Su vida profesional comienza a los 18 años en 1930, como individual hasta 1932, cuando ingresa en el equipo deportivo U.V. de Málaga y el Orbea hasta 1933, para pasar en 1934 a la U.E. Sans de Cataluña y en 1936 al P.C. William Tarin de España. Entre los años 1937 al 1940 de nuevo ejerció como individual, o al menos así se recoge en su currículo ciclístico.

Después fichó por Barcelona F.C. en los años 1941 al 1943; el año 44 lo comparte con los equipos Galindo y el R.C.D. Español, terminando su actividad profesional en el D.C. Manresa en el 1945.

Entre los muchos premios que ganó a lo largo de su vida profesional, sólo reseñaremos aquellos de más relieve: fue vencedor en cuatro ocasiones del Campeonato de Cataluña y también del Campeonato de Barcelona; fue segundo premio en el Criterium Internacional de Ases; fue primero en el Trofeo Masferrer, primero en el Gran Premio de Invierno de Montecarlo y en el Trofeo Peugeot; logró el tercer puesto en el Primer Premio Ciclista de Bilbao en el año 1943 tras el famoso corredor Berrendero; ganó dos etapas en la Vuelta a Cataluña y participó en carreras ciclistas en los países de Francia, Bélgica y Suiza.

Y, para terminar esta pequeña reseña biográfica y profesional de este lojeño, decir que acabó su vida profesional en Cataluña, concretamente en la ciudad de Tarragona, donde era muy querido y conocido. El periódico ‘El Mundo Deportivo’ y el periodista José Roca García recogen las impresiones de este ilustre lojeño –primer profesional del ciclismo del que tenemos noticias en Loja– en una entrevista realizada en 1975, un 28 de junio, que le dedica un homenaje al que titula así: ‘Destrieux, tarraconense de adopción, rememora sus grandes triunfos…’

«Antonio es un tarraconense nacido en la pintoresca localidad de Loja, en la provincia de Granada, donde pasó su infancia; su juventud en Málaga».

Se casó en 1941 en Tarragona; estuvo 16 años de ciclista en ruta y cuatro en pista. Quedó en el puesto 18º en la IV edición de la Vuelta a España en 1942.

Su hijo siguió sus paso; fue amateur. Y él mismo, una vez terminado su periplo profesional, se integró en el Club Ciclista Tarraconense. Según este mismo periodista, Antonio Destrieux era muy modesto y siempre rehuía airear sus éxitos y su brillante carrera ciclista.

Antonio Destrieux López-Cuervo debe figurar con ‘brillo’ propio en la historia local, ya que fue un deportista extraordinario que nos hemos complacido en recordar para conocimiento de todos los lojeños y como muestra de agradecimiento. Aunque tarde en el tiempo, no por ello tiene menos mérito este ejemplar deportista que llevó el nombre de Loja por toda España y el extranjero, aunque en esta época no había la repercusión mediática de hoy.

Sirva de ejemplo la vida de este lojeño ilustre, de ‘espejo’ para esos jóvenes deportistas de hoy. día Su ‘fino’ pedaleo marcó toda una época esplendorosa en el ciclismo español.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate