Fútbol es fútbol

«En el minuto noventa y uno, cuando ya se ha acabado el fútbol, comienza el historial delictivo de tantos dirigentes de clubes»

POR JUAN ALONSO SÁNCHEZ Loja

Cuentan mis anales –por boca de mi madre, que es voz autorizada– que perdido en la iglesia entre mohines un domingo de guardar, vino a socorrerme un sacristán en medio del respeto de la misa: Nene, ¿tú de quién eres? –me susurró al oído–, del Real Madrid –contesté–, con la lógica infantil de aquel forofismo de entonces. ¡Menudo sentido de la filiación merengue! Cosa del abuelo materno.

Tanto tiempo después, escucho que la jornada dieciocho del folletín deportivo del lunes anuncia otro empate del Otura en Albolote. Vivo sin vivir en mí. Y así hasta diez páginas y veinte minutos después en las ondas de todas las conexiones locales y provinciales, y aún en las del martes; que el jueves empieza la matraca del Chauchina-Purullena... pero esa ya es la jornada decimonovena.

Con el riesgo de la ironía, no reniego de mi condición de converso de tantas cosas; de esto tampoco. No concibo la crónica perorata de esos campos regionales de tercera, elevados a la enésima potencia de un falso interés general. Usted me disculpa si es futbolero de base, pero ya sólo soporto, y a medias, la crónica mediática de un partido en el orbe de lo galáctico. Lo digo con el conocimiento de causa de quien ha leído el Marca por los bares.

Pero fueraparte lo manta, vayamos al top. Sí, punto, me pone el fútbol de abril y de mayo, con sus noventa minutos –no más–, con sus copas gordas de Champion entre los grandes de Europa y sus clásicos de la Liga, aunque se llame BBVA. Eso sí, no me busquen en las polémicas pueriles del minuto noventa y uno, ni en la berrea de las hinchadas por las fuentes de la ciudad. Comienza el griterío de las tertulias de Tomás Roncero cuando ya se ha acabado el fútbol.

En el minuto noventa y uno, cuando ya se ha acabado el fútbol, comienza el historial delictivo de tantos dirigentes de clubes, con el Barça a la cabeza de las imputaciones. Donde acaba el fútbol empieza la evasión fiscal del star sistem de la galaxia con Messi y Cristiano y sus representaciones. Cuando acaba el fútbol, parecían no acabar –de la mano de la Guardia Civil– los treinta años presidenciales de Villar en Federación Española de Fútbol. Donde acaba el fútbol empieza la Liga de Fútbol Profesional, presidida todavía por un exdirigente de aquella Fuerza Nueva sentimental.

En mayo y junio, entramos en la plena efervescencia final de las grandes competiciones mundiales, y yo quiero verlas hasta el minuto noventa. Y es que no cabe más mierda en el minuto noventa y uno. Fútbol es fútbol.

Temas

Fútbol

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos