ENTREVISTA

«No siempre somos conscientes de cómo la investigación mejora nuestra calidad de vida»

Lanzas junto al LHC (Large Hadron Collider), el Gran Colisionador de Hadrones.
Lanzas junto al LHC (Large Hadron Collider), el Gran Colisionador de Hadrones. / M. A. LANZAS
HABLAMOS CON...

Miguel Ángel Lanzas, profesor lojeño y único granadino que ha participado en el Spanish Teacher Programme del CERN, para conocer el acelerador de partículas de Ginebra

NOELIA JIMÉNEZ GARCÍALoja

Miguel Ángel Lanzas, profesor de Física y Química en el IES Moraima, no ha podido empezar mejor el verano, porque ha sido uno de los tres andaluces y único granadino en participar en el Spanish Teacher Programme del CERN –el Centro Europeo de Física de Partículas de Ginebra–. Allí ha conocido los detalles de muchas de las investigaciones punteras en el ámbito de la Física y, como no, ha visto de cerca el LHC (Large Hadron Collider), el famoso acelerador de partículas. Ahora toca alentar a sus alumnos a seguir carreras STEM (ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas) y hacer consciente a la sociedad de la importancia de la tecnología.

–Haber estado ante la máquina más potente construida por físicos habrá sido toda una experiencia. ¿Qué es lo que más le ha sorprendido?

–Lo que más me ha sorprendido ha sido el nivel de desarrollo tecnológico tan impresionante que se está consiguiendo allí. Las técnicas de alto vacío, el establecimiento de temperaturas cercanas al cero absoluto, los imanes superconductores, el ensamblaje de alta precisión, el centro de computación y almacenaje de datos... Otra cosa del CERN que me ha encantado es que es un lugar completamente internacional y de una diversidad impresionante. Demuestra que cuando las personas colaboran consiguen cosas extraordinarias.

"Una razón más para divulgar la ciencia es combatir la «falsa» ciencia"

–El más famoso descubrimiento hecho en el acelerador fue el del Bosón de Higgs –la ‘partícula de dios’– pero ¿cuáles son las aplicaciones del LHC?

–Un ejemplo muy importante es la terapia de hadrones contra el cáncer. Mediante aceleradores de protones y otros iones como el de carbono, se consiguen destruir tumores internos, minimizando el daño en los tejidos, porque estas partículas atraviesan los tejidos sanos con poca difusión y depositan su energía justo antes de detenerse. Por contra, la terapia tradicional, basada en rayos X, daña los tejidos sanos. Otra aplicación es la implantación de iones en electrónica, que permite fabricar transistores y chips más rápidos para dispositivos como móviles u ordenadores.

Momentos de la visita al CERN. FOTOS: M. A. LANZAS

–Pero, ¿la sociedad es consciente de la importancia de esta tecnología?

–Considero que no. Mucha gente pregunta para qué sirve investigar sobre partículas elementales y cuando se les informa del dinero que se puede llegar a invertir se indignan. No siempre somos conscientes de cómo la investigación mejora nuestra calidad de vida. A veces hay que esperar décadas o hasta un siglo para que un descubrimiento fundamental tenga una aplicación práctica. Por ejemplo, nuestra vida actual, basada en las telecomunicaciones, no sería posible sin las investigaciones sobre electromagnética de Faraday, Maxwell, Heaviside y otros científicos del XIX. No creo que ellos estuviesen pensando en desarrollar smartphones y redes WiFi.

–Para acercar estos avances a la sociedad se hacen experiencias como las de la Fundación Aquae. ¿Falta divulgación de los científicos o la sociedad se interesa poco?

–En realidad hoy existe más divulgación que nunca y la sociedad está más interesada, pero es cierto que es necesario que todos los científicos se esfuercen en divulgar lo que hacen, tanto al público como al resto de la comunidad científica. En el CERN hay muchos investigadores en ello.

Sin embargo hay otro problema, que es la proliferación y popularidad de pseudociencias como las medicinas alternativas, los movimientos antivacunas, la fobia a los campos electromagnéticos, etc. Los ciudadanos sin suficiente cultura científica son presa fácil de sus argumentos. Una razón más para fomentar la divulgación de la ciencia: para combatir la falsa.

–¿Cómo les explicará a sus alumnos cómo funciona el acelerador?

–Adaptar lo que he aprendido en el CERN a los niveles de Secundaria no es fácil, pero se puede y se debe hacer. No todo van a ser planos inclinados, el principio de Arquímedes o modelos atómicos del siglo XX. Así que me he propuesto elaborar una unidad didáctica sobre física de partículas para cada nivel y trabajarla durante el próximo curso. Una experiencia sencilla y sorprendente que hemos aprendido ha sido la construcción de una cámara de niebla, un detector básico de partículas para observar las trazas que producen los rayos cósmicos.

"Si Granada logra el acelerador, estará a la vanguardia de la investigación"

–El acelerador no para de avanzar. ¿Qué se espera averiguar ahora?

–Se espera encontrar nueva Física. El Modelo Estándar tiene sus limitaciones y el hallazgo de fenómenos fuera de su alcance podría estimular el desarrollo de nuevas opciones o la confirmación experimental de teorías que llevan décadas desarrollándose, como la Supersimetría o la Teoría de cuerdas. También se espera detectar partículas de materia oscura y antimateria, algo interesante por ser aspectos controvertidos.

–Y ¿qué opina de la candidatura de Granada a acoger el acelerador del proyecto Ifmif-Dones?

–Es una oportunidad que no podemos perder, porque, si Granada logra que se localicen aquí esas instalaciones, estaría en la vanguardia actual de la investigación sobre energía nuclear de fusión. Creo que tenemos bastantes posibilidades de lograrlo, por el compromiso económico del gobierno, por el apoyo del CIEMAT y porque en la UGR existen importantes grupos de investigación de este área.

–Aquae quiere motivar a los alumnos, ¿falta ‘cantera’ de científicos?

–No en las áreas de ciencias biomédicas y de la salud, pero sí en las áreas de física, ingeniería y matemáticas. En mi centro, este curso hemos tenido 10 alumnos de Física en 2º bachillerato mientras que había 25 en Química (para estudiar grados de Ciencias de la Salud). En España, hoy por hoy, se consiguen trabajos con mejores condiciones y sueldo si estudias medicina que ingeniería. Si se marchan al extranjero la situación cambia. Sería distinto si el modelo productivo de nuestro país se orientase hacia investigación y desarrollo de nuevas tecnologías, pero lamentablemente no creo que ocurra.

–¿Cuál cree que es la clave para fomentar la pasión por la investigación desde edades tempranas?

–Considero que la clave es estimular la curiosidad de los adolescentes, despertando su interés por fenómenos de la vida cotidiana que tienen una explicación científica o incluso mediante la ciencia ficción, que aunque no es ciencia, sí sirve para fomentar imaginación y creatividad. Otra opción son las actividades en las que los profesores y alumnos entran en contacto con la investigación científica real. Hay semanas de la ciencia en las universidades y otros organismos, exposiciones científicas, actividades en museos, etc. De hecho, también el CERNtiene un programa para que estudiantes de Secundaria puedan pasar unos días allí.

Temas

Cern, Loja

Fotos

Vídeos