Pétalos y devoción para acompañar a la patrona de Loja

Pétalos y devoción para acompañar a la patrona de Loja
N.J.G.

La ciudad despide su feria con una emotiva procesión de la Virgen de la Caridad, que este año ha estrenado la túnica del Divino Infante

N.J.G. Loja

La procesión de la Virgen de la Caridad -y el espectáculo pirotécnico posterior- ponían ayer punto y final a la Feria Grande de Loja, la festividad patronal del municipio. A la devoción y la numerosa participación de lojeños en el desfile, se sumaron este año dos 'petaladas' al paso de la imagen, una a la altura de la iglesia de San Gabriel -ofrecida por la Hermandad de la Virgen del Carmen- y otra en la plaza Joaquín Costa, a cargo de las hermandades de Santa Marcela, Jesús Nazareno y Nuestra Señora de las Angustias.

Con mantillas blancas o beige las mujeres y traje oscuro los hombres, fueron muchos los lojeños que acompañaron y alumbraron a su patrona, cuya hermandad ha querido recuperar este año el Grupo de Infantes de la Caridad, para fomentar que los niños también estén en el desfile patronal. Además, estrenaba túnica el Divino Infante de la Caridad, un regalo de la Junta de Gobierno de la hermandad patronal realizado en el taller de Bordados Artesanales 'Manuel Mendoza' de Málaga. También se han restaurado y remodelado los candelabros del trono de la virgen, un trabajo del orfebre Manuel Valera que pudo lucir la imagen en su salida de este fin de fiestas.

Desde las 9 de la noche durante tres horas, la devoción y el olor a flores llenaron calles como las del centro histórico o el barrio del Puente, donde fueron muchos los vecinos que esperaron el paso de su patrona para despedir con devoción sus fiestas patronales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos