Un nuevo programa refuerza la atención a los 600 inmigrantes que viven en Loja

Momento de la presentación. /J.M.M.
Momento de la presentación. / J.M.M.

El área de Bienestar Social del Ayuntamiento quiere con ello favorecer la integración social de este grupo de población, principalmente mediante actividades educativas

N.J.G. Loja

Actualmente unas 600 personas procedentes de otros países viven en Loja. Son ciudadanos que vienen en su gran mayoría de culturas muy diferentes a la nuestra y, además, con grandes dificultades para entender el idioma. Por eso, el área de Bienestar Social del Ayuntamiento lojeño ha puesto en marcha un programa específico para ellos.

La técnica Mariló Pérez complementa su jornada en el proyecto de la Casa de Zonas Alcazaba-Alfaguara con este nuevo programa que, según esta profesional, estará especialmente enfocado a las mujeres y los menores de este grupo de población y se centrará en actividades educativas que favorezcan el conocimiento de la realidad de estos ciudadanos y, por tanto, su inclusión social.

Pérez explicó que el proyecto tiene varios pilares: de un lado, el de información y asesoría en trámites para ellos complicados y, de otra, el educativo, tanto para salvar poco a poco la barrera del idioma como para fomentar la tolerancia y la integración desde edades tempranas, con actividades en los centros educativos. Según la técnica, las principales dificultades que encuentran las personas inmigrantes son tanto las derivadas del idioma como los temas de vivienda, «que se intentan solucionar desde ambos programas, el de la Casa de Zonas y el de Inmigración», comentó Pérez.

El Ayuntamiento de Loja se ha acogido a este programa de la Junta de Andalucía -que lo confinancia junto al consistorio-. Según la concejala de Bienestar Social, Matilde Ortiz, el programa «va dirigido a posibilitar una situación digna y de legalidad en aspectos laborales, de vivienda, residencia o convivencia, para evitar también los posibles casos de racismo y xenofobia que puedan surgir». Por su parte, el alcalde, Joaquín Camacho, indicó que «el Ayuntamiento tiene puestas todas sus expectativas en este programa, que tiene que contribuir a mejorar la sociedad y a hacerla más inclusiva y respetuosa». Además, adelantó que «en breve la Casa de Zonas pasará de dos trabajadores a cinco» para atender la realidad social de los barrios de la Alfaguara y la Alcazaba.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos