Los usuarios del Centro de Discapacitados expresan su creatividad con un taller artístico

Los usuarios del Centro de Discapacitados expresan su creatividad con un taller artístico
/ FOTO JORGE MARTÍNEZ
  • Se trata de la segunda edición de 'Arte Capacitado', organizado por el Museo de la Alcazaba y el área de Bienestar Social del Ayuntamiento para recoger los trabajos fotográficos de estos jóvenes

El Centro Ocupacional de Discapacitados de Loja acostumbra a desarrollar una actividad tan intensa como variada. Por eso ya es el segundo año que sus usuarios participan en 'Arte Capacitado', una iniciativa del Museo de la Alcazaba y el área de Bienestar Social del Ayuntamiento para fomentar el proceso creativo y recoger las capacidades artísticas de estos jóvenes.

A través de un taller artístico, que tuvo su primera 'parada' en el antiguo Molino de la Alfaguara, estos vecinos van a expresar sus inquietudes artísticas a través de la fotografía y con la orientación de expertas como Luz López. Según la conservadora del museo lojeño, Rosana Cansino, se trata de "difundir el patrimonio lojeño, acercándolo a la población".

Ellos disfrutaron en la primera jornada del taller de la fisonomía de este edificio de hace dos siglos, cuyos recovecos y valiosas maquinarias comenzaron ya a recoger con sus cámaras este grupo de lojeños. Luz López, monitora del taller, detalló que el objetivo de la actividad será obtener lo que captan con su mirada y desde su cámara, mientras que una segunda visión, la del fotógrafo observador, recoge en instantáneas ese trabajo que llevan a cabo. Al final, se hará un gran mural artístico que, sin duda, dará una idea integral y sorprendente de la capacidad artística de los alumnos del Centro Ocupacional lojeño; reflejarán con la fotografía parte del patrimonio local.

Y es que el centro ocupacional es un vivo ejemplo de actividad constante, como recordó la concejala de Bienestar Social, Matilde Ortiz, que se refirió a otras de sus experiencias pioneras, como el taller de lavado de coches, los huertos, el servicio de vigilancia de aparcamientos y los espacios de manualidades, confección de cortinas, encuadernación de libros o ensamblaje de cajas para la industria textil.

Por su parte, el alcalde, Joaquín Camacho, felicitó a todos los usuarios del centro y valoró la "transmisión de valores que tiene la cultura". Camacho también agradeció a los propietarios del viejo molino de la Alfaguara el cuidado que dan a esta fábrica lojeña y su disposición a colaborar con la nueva actividad del Centro Ocupacional.

Temas