Cruz Roja inicia de forma pionera una cocina ‘colaborativa’ para sus usuarios

Nueva cocina de 'El Pinar'.
Nueva cocina de 'El Pinar'. / JORGE MARTÍNEZ
  • NUEVA INICIATIVA SOCIAL EN LA PROVINCIA

  • El servicio, que proporcionará las cuatro comidas a unas 90 personas, cuenta con la colaboración de La Caixa, la Junta y diversas empresas locales

Cruz Roja lleva un año trabajando desde su nuevo centro social de atención a la infancia, ‘El Pinar’. Pero recientemente ha dado un paso más y ha logrado que su experiencia piloto de cocina compartida y ‘colaborativa’ deje de ser eso, una experiencia, para ser una realidad. Según el presidente de la asamblea comarcal de la oenegé, Ramón Soler, el servicio comenzará a funcionar plenamente en las próximas semanas y proporcionará las cuatro comidas diarias a unas 90 personas, fundamentalmente niños de Loja en cuyas casas la situación económica no es nada fácil desde que empezó la crisis.

La puesta en marcha de esta cocina –en la que son los propios padres y madres, organizados en equipos semanales, los que cocinan– ha sido posible, según Soler, “a la ayuda inestimable de las empresas locales que proporcionan alimentos, a programas como el de Garantía Alimentaria de la Junta y a fundaciones como la de La Caixa, que ha subvencionado las costosas cámaras frigoríficas que se instalarán en la cocina para albergar congelados y refrigerados. “Tenemos cámaras industriales, pero estas tendrán mucha más capacidad y nos permitirán almacenar los alimentos de un servicio que atiende a tantas personas”, explicó Soler, que asegura que la asamblea se siente “ilusionada” porque este proyecto vea al fin la luz.

Desde Cruz Roja reiteraron que “esto no es un comedor social”, porque para la ONG “es importante normalizar el día a día de estas personas, que se sientan parte el proyecto en un ambiente de convivencia y para nada ‘estigmatizados’”. “Respetamos la idea del comedor social, pero esto es completamente diferente”, comentaron desde la ONG, que cuenta en esta ocasión con voluntarios ligados a la cocina profesional para guiar y ayudar a las familias a preparar las comidas que luego consumen en su casa. “Supone un ahorro importante para ellos, que no tienen que preocuparse por el gasto de la comida ni la energía para cocinarla de lunes a viernes”, destacaron desde la asamblea lojeña, que ha hecho una selección entre sus usuarios para atender los casos más graves de entre los detectados en el municipio. “Nos aseguramos así que los niños tienen una alimentación saludable y con todas las garantías”, insistieron desde Cruz Roja, que recibe alimentos de empresas como Embutidos García Lizana o Congelados Apolo.

65.000 euros de La Caixa

La cocina “solidaria” de Cruz Roja es de hecho el último proyecto donde la Obra Social de La Caixa ha puesto “su gotita de colaboración”, como lo describió la directora de la oficina de Loja, Raquel Martín Zamorano. Pero, como recordó la jefa de Zona de la entidad Mª del Mar Porcel, en los últimos seis años, desde que empezaron a colaborar, la fundación ha ayudado con más de 65.000 euros en diversos proyectos de la oenegé en la comarca. “Cruz Roja Loja es una de las entidades con las que estamos colaborando más, simplemente porque pide y quiere ayudar a los demás, que también es el objetivo de la obra social, siempre dispuesta a respaldar nuevos proyectos”, subrayó Porcel, que recordó que la entidad dedica 500 millones de euros en España a iniciativas sociales.

Desde 2010 La Caixa colabora habitualmente con Cruz Roja. El presidente comarcal enumeró algunas de las acciones donde la ayuda de la entidad ha sido importante, como la atención psicosocial y el servicio de lavandería y aseo personal para colectivos desfavorecidos –que aún hoy sigue funcionando-, el proyecto de asistencia sanitaria de emergencia a personas inmigrantes –que atiende las complicadas situaciones de los trabajadores en zonas agrícolas como Zafarraya o Ventas de Zafarraya- o el proyecto de itinerarios laborales –que ha dado empleo a una veintena de vecinos–. Ramón Soler también se refirió a la colaboración de La Caixa en otros servicios más recientes, como la contratación de la primera técnica de Infancia -que se encarga de la coordinación de ‘El Pinar’- o la compra de varios equipos informáticos para el ‘ciberaula’ de la ONG lojeña. “Es una ayuda importantísima en tiempos tan difíciles”, calificó Soler, agradeciendo así a la Obra Social su apoyo a los proyectos comarcales.