Trovos en la era del whatsapp

fotogalería

Momento de la actuación de una joven trovera junto a otro veterano. / JORGE MARTÍNEZ

  • Dentro de la Feria Grande de Loja, se ha celebrado el X Certamen de Trovos, donde han participado 16 intérpretes de todas las edades y varios puntos de Andalucía

Reunir a troveros veteranos con jóvenes nacidos y criados en la era de Internet no parece complicado para la Asociación de Trovos 'El Lojeño'. Lo lleva haciendo ya varios años y, además, ha logrado incluso poner en marcha y mantener un taller que está consiguiendo dar continuidad a esta tradición de rimar de manera improvisada sobre cualquier cosa.

Esta edición ha sido de hecho la décima del Certamen de Trovos, una cita que cada Feria Grande logra poner en el escenario a troveros andaluces de varias generaciones. Al escenario de la plaza Ibn al-Jatib de Loja se han subido este año 16 expertos en improvisar a la hora de crear quintillas con todo aquel tema o aquella palabra que se les proponga y, como no, en 'levantar' las coplas de los contrincantes. Han venido a Loja trovadores de Granada, Almería, Córdoba y Málaga para demostrar que también hay trovos en la era del whatsapp y los 'emoticonos'.

El certamen de este año ha contado con la participación de los chicos que forman la agrupación lojeña “Improvisadores del Genil”, el rapero local y también improvisador 'El Notah', la 'Asociación Trovera Candiota' de Almería, un grupo de la Alpujarra granadina, 'Los poetas del Genil' -con trovadores de Loja, la Subbética cordobesa y el noreste de Málaga- y la propia asociación organizadora, que coordina Manuel Gómez.

Este certamen lojeño, decicado al arte de improvisar rimas sobre la marcha, tiene ya reconocimiento en toda Andalucía y su grupo de jóvenes -los 'Improvisadores del Genil'- no sólo está asegurando la renovación generacional en una tradición tan antigua como la de los trovos sino que también está enseñando su habilidad a través de sesiones y eventos en diferentes centros educativos andaluces.

Esta especial noche de trovos se desarrolla en torno a una serie de improvisaciones poéticas en las que los participantes recitan poemas rimados románticos, irónicos o sobre temas de actualidad. Tal es la riqueza lingüística de los troveros que, en apenas un minuto, ensartan estrofas de cinco versos rimados. La finalidad de este evento es que el trovo no se pierda y siga ocupando su lugar en el folclore.