fotogalería

Multitudinaria marcha contra el cáncer ayer en Loja. JORGE MARTÍNEZ

Rosa optimista para luchar contra el cáncer

  • La III Marcha Solidaria de Loja bate un nuevo récord de participación con más de 5.500 personas inscritas

Tan sólo en tres años, la Marcha contra el Cáncer de Loja se ha ganado dos títulos importantes cuando se trata de acciones solidarias: se ha hecho imprescindible y masiva. Desde su primera edición, cuando las camisetas fueron verde esperanza, la actividad –organizada por la AECC en colaboración con el Ayuntamiento y numerosas empresas– ya sorprendió en participación y muchos cientos de personas se echaron a la calle para manifestar su particular forma de luchar contra el cáncer y apoyar a las personas que padecen la enfermedad. Las inscripciones ya se contaron por millares entonces y, ahora, tres ediciones después, más de 5.500 personas se han volcado con una acción deportiva y saludable que lleva un gran mensaje incluido: la batalla contra el cáncer, desde la unión, está ganada.

Pasadas las 8 y media de la tarde, el centro de Loja no tenía rincones suficientes para albergar a tantos vecinos, que venían ya no sólo de Loja sino de toda la comarca. De hecho, la plaza de la Constitución, desde donde oficialmente partía la marcha, era un simple punto de referencia, porque la ‘marea’ rosa de ciudadanos iba desde la calle Real hasta más allá del Ayuntamiento. Rosa optimista el que ha simbolizado este año la marcha, rosa como el de la lucha contra el cáncer de mama, que tanto azota y que, al mismo tiempo, tanto ha avanzado.

Superar los 10.000 euros

Porque el objetivo de la marcha, que espera alcanzar con facilidad los 10.000 euros de recaudación, es concienciar sobre la enfermedad, apoyar a los pacientes y a sus familias y, como no, seguir trabajando desde la investigación, que es donde se libra una de las mayores batallas para acabar con la enfermedad.

Desde la organización, «sorpresa» y «orgullo» por sentirse desbordados con tanta participación, por tantas camisetas rosas para llamar la atención sobre una enfermedad, que, de una u otra forma, afecta a todos y todas. Y tras la marcha –andando, trotando o corriendo, como decía el eslogan–, siguió hasta las 11 de la noche la actividad en el estadio Medina Lauxa, que cambió el verde del césped por una ‘alfombra’ rosa de vecinos y vecinas dispuestos a transmitir optimismo en una lucha que no es fácil.

Investigación

En el Medina Lauxa hubo música y animación a cargo de los monitores José María Muñoz y Jessica Rodríguez y el grupo Edukdance y, también, regalos y sorteos cedidos por los muchos patrocinadores de la actividad.

La marcha ya ha pasado, pero sin duda sus efectos están ahí. Y, como insistían desde la organización, además de la conciencia, quedan los fondos logrados, que pondrán un «rayo de luz rosa» sobre las muchas investigaciones que cada año comienzan para que, como decían algunas pancartas vecinales, «el cáncer sólo sea un signo del zodiaco».