Miguel Benlloch: “Me gusta buscar efectos en cosas sencillas”

Miguel Benlloch: “Me gusta buscar efectos en cosas sencillas”
  • Usar una patera reciclada y miles de cristales rotos para hacer reflexión crítica sobre la dramática situación que atraviesan los inmigrantes que pasan el Estrecho es arte. Y así lo hace magníficamente bien el lojeño Miguel Benlloch desde hace años, desarrollando esas 'performances', o acciones como él prefiere llamar, para "actuar sobre nuestras propias vivencias, haciendo no una representación sino una presentación de nosotros mismos".

El 'performancero', como él mismo se denomina, presentó en el Pósito de Loja su monografía 'Acaeció en Granada', una obra que comprende pequeños relatos relacionados con sus vivencias, pero también 'Signos', 'Acciones' y 'Alboroques' (agradecimientos), en un conjunto que plasma bien al autor.

Benlloch contextualizó perfectamente la presentación de su monografía en su ciudad natal, Loja. Lo hizo recordando su niñez, sus recuerdos, sus padres, sus amigos, sus juegos en la plaza del Pósito, donde precisamente hablaba ahora de su obra. "Tres palabras me convocan hoy aquí –comenzaba– y precisamente convergen en el edificio en el que nos encontramos: Pósito, Posá, Exposición. Todas ellas con la raíz 'pos', que significa pausa, posar". Habló de sus padres, la maestra Teresa Marín y el médico Victorino Benlloch, describió sus vivencias por el casco histórico, retrocediendo a buena pare de los presentes en la sala a su propia niñez, en la Calle Las Tiendas –antes precisamente Victorino Benlloch en honor a su padre-. Recordó sus correrías por las tiendas de Torillo, Cerrillo, Ocaña o el bar de Anastasio. Pero crítico y rebelde, como siempre ha sido Benlloch en sus 'performances' o acciones, aprovechó al recordar su infancia para comparar aquellos juegos 'sociales' suyos, basados en la imaginación y nada en lo material, con la situación actual, en la que, dijo, "el capitalismo neoliberal nos ha cosificado".

Ante eso Benlloch, activista social hasta la médula, abogaba por la "recuperación de lo común" ante los muchísimos paisanos que quisieron acompañarle.El libro, editado por el sello Cien-gramos –también de un lojeño, Antonio Collados–, es una recopilación de textos escritos en diferentes momentos, como el que le sirvió para ilustrar su acción en el Pregón de la Feria Grande de Loja hace años. Pero 'Acaeció en Granada' también comprende 'Signos' de Benlloch, pequeñas señales y muestras de su obra, de su forma de pensar, actuar y ser; 'Acciones', esas performances que tanto han aportado a los momentos para los que fueron creadas; Alboroques o agradecimientos del autor. "He elegido –explicaba Benlloch– pequeños relatos relacionados con mi propia biografía, como 'El detective' en el que yo mismo soy el investigador y el investigado y en el que reflexiono sobre mi sexualidad. Sobre cómo, desde Loja, veía mi forma de pensar los cuerpos de los otros". Abordó también el autor sus 'Acciones', su performances, uno de los capítulos del libro que, con imágenes y breves explicaciones, refleja esas "actuaciones sobre nuestras propias vivencias, como la 'Braga activista' –cubierta de chapas de decenas de movimientos sociales- o el proyecto 'Almadraba' –en el que el propio Benlloch se convirtió en una 'pseudo' esfera de cristal de discoteca para proyectar obras de artistas andaluces en torno al drama de la inmigración–.

Miguel Benlloch desarrolla su trabajo en la productora cultural BNV producciones desde 1988. Activista en movimientos como el anti-OTAN o el de Liberación Homosexual, tiene entre sus muchos logros ser uno de los cofundadores de la Sala Planta Baja e impulsor del área de Cultura de Diputación de Granada.