El 'ADN nazareno' de un digno heredero de la tradición cofrade lojeña

El 'ADN nazareno' de un digno heredero de la tradición cofrade lojeña
fotos JORGE MARTÍNEZ MAROTO

Antonio Moreno protagoniza un pregón infantil con muchas vivencias, poesía y continuas invitaciones a los jóvenes a engrandecer la Semana Santa Lojeña

NOELIA JIMÉNEZ GARCÍALoja

Antonio Moreno, el pregonero infantil de la Semana Santa Lojeña, recorrió con vivencias, con poesía y con mucho sentimiento cada una de las jornadas de Pasión. Con su 'ADN nazareno' -como él mismo señaló en un momento de su discurso-, Moreno detalló cómo experimenta ese momento de primavera y de tanta carga sensorial que representa para él la Semana Santa. También muchas referencias a su familia, una de las sagas cofrades más conocidas de Loja -con figuras como su abuelo, el saetero Antonio Moreno Cobos 'El Calero', y su padre, el guitarrista 'Calero Hijo'-.

En su casa todo es Semana Santa, todo evoca a esa fecha. Y para este joven cofrade de Nuestro Padre Jesús Nazareno, todos los sentidos sirven para vivir estas fechas. El oído de la música de las marchas procesionales-que interpretaron los niños y adolescentes de la Banda de Música- y el de las saetas -como la que cantó emocionado su propio abuelo 'el Calero-. El tacto, cuando sintió la corona de Jesús Nazareno en sus dedos a los siete años. "O con ese apretón de manos al terminar la estación de penitencia", decía este apasionado cofrade, que emocionó con un pregón que alternaba prosa y verso con gran acierto.

Con continuas referencias a la importancia de la juventud para seguir engrandeciendo la Semana Santa Lojeña, Antonio alabó también a los abuelos, a los suyos y a todos, por su labor. "En el olfato, aromas a flor, a repostería, a cirios desgastados y, como no, a incienso, el olor a Semana Santa", apuntaba en otro momento para luego hablar de la vista. "Para ver las imágenes y los bailes y sátiras de las 'corrías'", indicó este pregonero, antes de dar paso al cante de dos de sus amigos incensarios.

Moreno ofreció versos hermosos para cada una de las hermandades y cofradías de Loja, acompañadas sus palabras por los tambores negros y los tambores blancos en distintos momentos y por las magníficas interpretaciones de otros jóvenes lojeños. "Tenemos una gran responsabilidad: hacer perdurar esa tradición", aseguraba con una evidente madurez el pregonero, que decía vivir la Semana Santa "con el mayor de los sentidos, el alma".

La organización de este IV Pregón Infantil -cuyo cartel ha realizado la asociación Alodam- contó con la colaboración de la Agrupación de Hermandades y Cofradías y el Ayuntamiento de Loja y ofreció unos bonitos 'morriones' blancos de incensario a todos los participantes en el pregón, unas piezas cofrades elaboradas por el Centro Ocupacional 'Alfaguara' de la Residencia de Personas Discapacitadas 'Sierra de Loja'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos