24 horas y 140 kilómetros de carrera contra el cáncer

24 horas y 140 kilómetros de carrera contra el cáncer
N.J.G.

Los hermanos lojeños José Antonio y Francisco Lopera corren 24 horas seguidas entre Loja y Salobreña para recordar a sus padres y además recaudar fondos con destino a la AECC

NOELIA J. GARCÍA Loja

24 horas dan para mucho. Pero si además estás corriendo en pleno enero, con las bajas temperaturas de la noche, el tiempo da para más. «Nos da tiempo a todo. A correr, emocionarnos, llorar, reír… ¡E incluso a perdernos!», dicen entre la emoción y el nerviosismo José Antonio y Francisco Lopera, dos hermanos lojeños que llevan cinco años celebrando su propio memorial para recordar a sus padres, ambos fallecidos a causa del cáncer. Además, en esta ocasión, el recorrido de este particular y duro homenaje -los 140 kilómetros que separan Loja de Salobreña- servirá para colaborar con la AECC, que ha organizado al término de la actividad una paella solidaria para recaudar fondos con destino a este colectivo de lucha contra la temida enfermedad.

Salvo el primer año, cuando cada uno hizo una carrera en solitario para homenajear a su padre, Antonio Lopera, cada edición se reúnen hacia enero para realizar este gran reto personal en el que los recuerdos y emoción de una familia sirve en paralelo para un objetivo solidario. «Siempre intentamos que nuestra carrera sea una forma de dar visibilidad a una realidad, una enfermedad en este caso que primero se llevó a mi padre y luego a mi madre», comenta José Antonio, que vive en Sevilla y que participa activamente en Afoprodei (Asociación para el Fomento y Promoción del Deporte Inclusivo). Su hermano, Francisco, vive en Salobreña, y de ahí hacer esta carrera entre Loja y la localidad costera, cuyo itinerario ya hicieron el pasado año, al poco tiempo de fallecer la madre de ambos. También el cáncer fue la causa. «Este año lo hemos hecho con la AECC», dice Francisco.

El final, en grupo

Durante estas largas horas de carrera tendrán el apoyo de los que les aprecian y quieren. A la salida, en Loja, estuvieron algunos amigos y familiares, además del concejal de Deporte, José Antonio Gallego, y el alcalde, Joaquín Camacho. «Como hacemos deporte, hemos querido dedicarle esta carrera. Surgió así», recuerda Francisco. Harán paradas intermitentes y cortas. En Santa Fe se incorporarán dos amigos de Salobreña que les acompañarán hasta el final. Ya a primera hora del sábado, en el restaurante El Surtidor de Vélez de Benaudalla, un grupo de amigos y familiares se unirá al tramo final, de unos 12 kilómetros. «Para hacer la llegada a meta unidos», explican estos hermanos, que esperan no pasarlo muy mal, por el frío, las ampollas o alguna otra molestia. «Tiene que salir bien», dicen convencidos y arropados por muchos en ambos municipios, entre otros sus tíos y primos o sus otros tres hermanos, Julio, Miguel y María.

Es la segunda vez que el memorial 'Antonio Lopera' se desarrolla entre Loja y Salobreña -aunque el pasado 2018 se hizo a la inversa-. Los años anteriores, los hermanos Lopera recorrieron la ruta Salobreña-Granada, la que va de la localidad costera a la carretera de La Cabra y el camino de Sevilla a la aldea del Rocío. Esta vez llegarán hasta Santa Fe a través de vías de servicio y, de ahí, tomarán la carretera nacional por La Malahá, Otura, Dúrcal, Valle de Lecrín y Vélez de Benaudalla, un recorrido en el que estarán acompañados por un vehículo de apoyo.

Como en otras ocasiones, los Lopera lo dan todo por recordar a los que les dieron la vida. Salen con humildad, desde las calles de su pueblo, para hacer este reto con absoluta sencillez. Y cariño no les falta, porque en sus metas siempre están los familiares y amigos que hacen aún más emocionante este largo día de carrera. Una larga carrera contra el cáncer.

 

Fotos

Vídeos