El juez deja en libertad a los detenidos por la fábrica de tabaco desmantelada

Un juzgado de Loja acuerda para los supuestos contrabandistas medidas cautelares como la retirada del pasaporte o firmar los días 1 y 15

Yenalia Huertas
YENALIA HUERTASGranada

Tras el desmantelamiento de la fábrica de tabaco «ilegal» ubicada en un pequeño anejo del municipio granadino de Ventas de Zafarraya, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 2 de Loja ha dejado a los detenidos en libertad, aunque con «medidas cautelares». Según informaron ayer a IDEAL fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, Ceuta y Melilla (TSJA), las medidas fijadas por el órgano judicial han consistido «en la retirada de los pasaportes» o acudir a firmar «los días 1 y 15 de cada mes».

Según estas mismas fuentes, entre el jueves y el viernes fueron interrogados un total de 12 detenidos en el marco de la operación 'Dolium', llevada a cabo por la Guardia Civil y Europol. Lo hicieron en tandas de seis y no ha trascendido más información sobre sus declaraciones por hallarse la causa actualmente «secreta».

Los investigadores policiales consideran a la supuesta banda que estaba tras esta fábrica una auténtica «organización criminal». De hecho, el asunto se sigue por posibles delitos de organización criminal, contrabando de tabaco y contra el derecho de los trabajadores, como confirmaron las fuentes del TSJA antes indicadas.

Hace una semana

Fue hace justo una semana cuando la habitual calma y tranquilidad de Las Pilas de Algaida -así se llama el referido enclave de Ventas de Zafarraya- se rompió momentáneamente con la irrupción de una veintena de agentes de la Guardia Civil y de un rosario de vehículos policiales.

En total, según la nota de prensa que hizo pública el Instituto Armado, fueron detenidas 18 personas -diez de ellas en Granada y el resto en Málaga- vinculadas a esta factoría con capacidad para producir dos millones de cigarrillos al día. Asimismo, se practicaron una serie de registros, seis de los cuales fueron en Granada.

Doce arrestados fueron puestos a disposición judicial entre el jueves y el viernes pasados

La Guardia Civil aseguraba en su comunicado que las jornadas laborales de los trabajadores esta fábrica de Granada superaban a veces las «doce horas», así como se refería a las condiciones en las que operaban los empleados, para afirmar que las instalaciones eran «insalubres» y «sin las medidas de seguridad laborales mínimas».

La operación, que sigue abierta, ha sido coordinada por Europol a través de su oficina móvil. Entre los detenidos, según precisaba la Benemérita, «se encuentra uno de los máximos responsables de la organización, que el momento de la detención estaba coordinando operaciones inminentes de distribución del tabaco producido ilegalmente».

En la fábrica «ilegal» de Granada, en la que se habían invertido -en cálculos de la Guardia Civil- cerca de tres millones de euros para su puesta en funcionamiento, se intervinieron 10 toneladas de hoja de tabaco, 4 toneladas de picadura de tabaco y 4,5 millones de cigarrillos. La fábrica asumía, supuestamente, todo el proceso de elaboración del tabaco, desde la recepción de la hoja, picadura, confección de los cigarrillos, creación de las cajetillas completas, composición de los palés y posteriormente su distribución. La operación contó con la colaboración de State Border Guad Service de Ucrania, EUBAM, Policía del Ministerio de Interior de Bulgaria, Policía de Fronteras de Rumanía y Policía de Grecia. Y lleva el sello del Grupo de Delincuencia Económica de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, que contó con el apoyo del GRS y distintas unidades de las Comandancias de Granada y Málaga.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos