Un gran árbol familiar con raíces lojeñas

Parte de la familia reunida en Loja hace algunas semanas.
Parte de la familia reunida en Loja hace algunas semanas. / JORGE MARTÍNEZ MAROTO

Gracias a las redes sociales, la familia Pacetti ha logrado reunirse -y conocerse- en Loja, donde está el origen español de esta estirpe iniciada en el siglo XVII

NOELIA JIMÉNEZ GARCÍALoja

Fernando Luis Pacetti, a sus 59 años, ha estado buena parte de su vida escuchando a su abuelo Luis hablar de su pueblo, de Loja, de sus ganas de volver a ver junta a la familia que dejó tras irse a trabajar a Murcia, de su deseo de reunir a todos los Pacetti, un apellido italiano que se estableció en Loja, según algunos datos históricos en el siglo XVII. "Es un apellido poco común, así que me propuse hacer realidad lo que mi abuelo quería. Me moría por conocer mis raíces, conocer a mi familia". Y así lo ha hecho este valenciano, que lleva mucho tiempo usando las redes sociales para localizar a gente apellidada Pacetti que supiera de su origen lojeño.

Familiares en la fuente restaurada por su familiar. / JORGE MARTÍNEZ MAROTO

En su afán de unir ramas a este árbol genealógico, Fernando Luis ha encontrado a más de 70 personas descendientes de los primeros Pacetti documentados hasta el momento por el artífice de esta reunión familiar. "Habrá más seguramente, pero son los que he podido localizar". Y cerca de 90 se lograron reunir este fin de semana en Loja, el municipio donde echaron raíces entre el siglo XVII y XVIII los primeros hermanos Pacetti. "Sólo conocemos los datos de los Pacetti hombres, porque entonces sólo la descendencia masculina perpetuaba el apellido de generación en generación; pero habría mujeres seguro y es difícil encontrar a esos descendientes", reconoce Fernando. Curiosamente la única Pacetti que aún vive en Loja es Adoración, que sí conserva aún el apellido mientras que sus nietos, Gámiz de primero, ya lo han perdido. "Todas las mujeres Pacetti que debió haber no pudieron mantenerlo; esa es la pena", reflexionan.

De esos Pacetti originarios de Loja hay actualmente líneas familiares en prácticamente toda España: Comunidad Valenciana, Canarias, Galicia, Madrid, Baleares y otros puntos de Andalucía cuentan con algún vecino con este curioso apellido. "Algunos, como los Del Moral, sí han mantenido contacto con Loja, y la han visitado de vez en cuando, pero la mayoría no hemos venido hasta hoy. Y por supuesto tampoco nos conocíamos", relatan entusiasmados, mirándose como si se conocieran de siempre e incluso comentando posibles parecidos en los rasgos físicos de padres, hijos o nietos.

Después de localizarse a través de Facebook, los Pacetti decidieron conocerse y hacerlo volviendo a sus raíces, una ilusión común a todos y que los respectivos abuelos y bisabuelos habían inculcado a sus sucesores. "Pusimos la fecha hace nueve meses y lo hemos hecho el fin de semana de San Juan, porque creo que es una fecha mágica, como este reencuentro", cuenta Fernando Luis, emocionado por ver su sueño -y el de su padre y su abuelo- cumplido. "Es algo indescriptible", comentan muchos de ellos mientras visitan la hermosa fuente de hierro forjado y cuatro pilares que hay en la Plaza de la Constitución, restaurada gracias a uno de sus ascendientes, José Pacetti, en 1889.

Un apellido "poco visto"

El árbol genealógico es complicado de reconstruir; todos ellos emigraron a otros sitios para tener mejor calidad de vida y además muchos datos desaparecieron en la guerra. "Las primeras ramas del árbol que conocemos son tres hombres Pacetti Maroto, de 1788, 1790 y 1792. "Con c y con doble t, para que siempre lo escriban bien porque es un apellido poco visto. De hecho, de Loja partió familia a Brasil en 1900 pero, según consta en la carta de embarque, les pusieron Paseti. Cuando buscaba documentación me era imposible", detalla Fernando Luis, que ahora está pendiente de confirmar cuál fue el italiano que introdujo el apellido en Loja.

Los Pacetti están orgullos de volver a sus raíces, a Loja, de cuya historia son parte importante algunos familiares, como el responsable de la recuperación de la fuente de la Plaza de Arriba o el que donó una de las bandejas de los 'pediores' de la Semana Santa Lojeña, auténticas obras de arte en plata de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno. "Nuestra esperanza es que podamos ser más; no hemos hecho la primera reunión y ya estamos pensando en la segunda. Es hermoso saber que somos tantos", dicen los Pacetti de hoy día, que ya sí saben cómo es su 'árbol'.

Fotos

Vídeos