Una fiesta multitudinaria ayuda a niños saharauis con necesidades especiales

Una fiesta multitudinaria ayuda a niños saharauis con necesidades especiales

Organizada por la Residencia 'Sierra de Loja' y el Ayuntamiento, ha recaudado fondos para colaborar con chavales como Brahim y Mohammed, acogidos este verano por el centro lojeño

N.J.G. Loja

La Residencia de Atención a la Discapacidad 'Sierra de Loja' ha vuelto a dar una lección de gratitud y solidaridad. Gratitud por lo mucho que, dicen, les está aportando la presencia estos meses de verano de dos niños tan especiales como Brahim y Mohammed. Y solidaridad porque, también cuentan, se sienten obligados a devolver su cariño ayudándoles en lo que puedan. Por eso desde el Grupo Alfaguara -que gestiona este centro del Ayuntamiento-, la residencia y el propio Consistorio no han dejado pasar la oportunidad de, con una gran fiesta solidaria, despedir por todo lo alto a estos dos niños, que en su lugar de origen son atendidos en un centro de la wilaya de Auserd. Para el centro y el servicio que presta allí, en situaciones bastante más complicadas y con más carencias que en España, será todo el dinero recaudado por este evento, con el que también ha colaborado la Asociación Granadina de Amistad con la RASD.

Quedan pocos días para que estos dos pequeños, con autismo, vuelvan a los campamentos de Tinduf. Y en su fiesta les han acompañado cientos de lojeños, en una noche multitudinaria llena de interculturalidad y tolerancia y, como no, también repleta de familias de acogida del programa 'Vacaciones en Paz'. Ellos, Brahim y Mohammed, son los dos primeros chavales saharauis con necesidades especiales que pasan sus «vacaciones en paz» en un centro de atención a la discapacidad como es el lojeño, en una iniciativa de acogida que hasta ahora no se había realizado en la provincia.

Además de la profesionalidad e implicación de los trabajadores de la residencia y del Grupo Alfaguara, ha sido fundamental la apuesta y colaboración de los propios residentes, que han acogido con todo el cariño a sus nuevos compañeros de verano. Por eso, han estado días preparando la fiesta, con su mercado de productos artesanos y de la huerta, con una cuidada decoración y con muchos talleres y puestos, a los que también se han sumado diversas asociaciones de mujeres de la comarca. No faltaron los sorteos, el baile, la diversión infantil y hasta una jaima para esta fiesta de ayuda al pueblo saharaui y, más en concreto, a esa parte de la población que más atención y comprensión necesita.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos