Un estudio del Hospital de Loja permite prevenir el empeoramiento en enfermos de EPOC

Un estudio del Hospital de Loja permite prevenir el empeoramiento en enfermos de EPOC
CHAPA

El equipo del neumólogo Bernardino Alcázar ha investigado la producción de óxido nítrico en 244 pacientes y su relación con crisis que producen ingresos y hasta fallecimientos

NOELIA JIMÉNEZ GARCÍALoja

El Hospital de Alta Resolución (HAR) de Loja suena desde hace meses en el 'European Respiratory Journal', una publicación médica especializada y referente a nivel mundial y que publica en sus páginas un estudio realizado en este centro con pacientes con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, es decir EPOC, una gran desconocida aún para la inmensa mayoría de la población pese a afectar a uno de cada cuatro fumadores y ser la tercera causa de muerte en el mundo tras el cáncer y las enfermedades cardiovasculares. «Y lo peor es que un 75% de personas, teniendo la enfermedad, no saben que la tienen», explica el neumólogo Bernardino Alcázar, un especialista del aparato respiratorio que, además de atender a sus pacientes en consulta, tiene una constante inquietud por buscar respuestas y soluciones desde la investigación.

Su último estudio, reconocido por la comunidad médica internacional, demuestra que la medición del óxido nítrico en aire exhalado es útil para predecir y, por tanto prevenir, exacerbaciones de la EPOC, crisis que conllevan ingreso hospitalario en muchos casos y hasta el fallecimiento del afectado en otros. El proyecto de investigación, realizado con 244 pacientes lojeños, ha contado con el apoyo de la Facultad de Medicina de la UGR.

Enfermedad poco conocida

LA EPOC, también conocida como enfisema pulmonar o bronquitis crónica, es una destrucción del pulmón, acelerada principalmente por el consumo de tabaco. Es muy frecuente en España, afecta al 10% de la población adulta y lo peor es que produce muchos problemas en el día a día del paciente. A partir de los 55 años también es la tercera causa de discapacidad y de reducción de calidad y de años de vida. Sin embargo, una encuesta reciente indica que apenas un 12% de la población la conoce.

El HAR lojeño también está vinculado a una innovadora prueba diagnóstica -realizada junto a Genyo y la UGR- que permitirá la detección precoz de la enfermedad, tercera causa de muerte en el mundo

«Hasta ahora no teníamos muchas herramientas para poder decirle a un paciente cuándo iba a tener aproximadamente una exacerbación. Ahora hemos comprobado que la cantidad de óxido nítrico exhalado -que produce el bronquio cuando está inflamado- nos ayuda a saber qué pacientes tienen más riesgo de padecer una crisis», destaca Alcázar, consciente de que estos episodios severos derivan en un deterioro que a veces no permite al paciente volver a su estado anterior e incluso requieren de un trasplante. El siguiente paso es que el neumólogo pueda modificar el tratamiento y hacer que se prevenga este empeoramiento. «El gran avance es adelantarnos a ese proceso y mejorar la calidad de vida del enfermo. La prueba es muy sencilla», comenta Alcázar, que asegura que existen datos para pensar que las conclusiones de esta investigación son extrapolables a cualquier paciente.

A por la detección precoz

Aunque la prevalencia es mayor en fumadores, se puede tener EPOC sin haber fumado, por haber estado expuesto a humos como los de las antiguas cocinas de carbón del medio rural. «Desde hace dos años sabemos que, además de todo eso, es muy importante cómo se desarrolla el pulmón durante la adolescencia ya que a los 25 años es cuando se alcanza la capacidad pulmonar máxima», apunta el especialista. Por tanto, si empiezas a fumar joven, aunque sea poco, ya estás acumulando 'puntos' para padecer EPOC en la edad adulta.

En los primeras etapas los síntomas son más o menos leves -algo de dificultad para respirar o mucosidad- y muchas veces no se llega a hacer el diagnóstico en los primeras momentos. Una prueba sencilla, la espirometría, permite determinarlo. Precisamente el diagnóstico con una innovadora prueba de análisis de sangre es el próximo paso, una buena noticia en la que también está implicado Bernardino Alcázar y el departamento de Neumología del HAR de Loja. La Universidad de Granada y Genyo trabajan en la presentación pública en breve de esta nueva prueba, que agilizará aún más el diagnóstico y de forma precoz.

Bernardino Alcázar considera que todo lo que sea concienciación hace que se aumenten las donaciones y aportaciones para investigación. «La EPOC es una enfermedad que, en comparación con otras enfermedades, no recibe ni mucho menos los fondos para investigación en relación al número de fallecimientos que produce», afirma el neumólogo, cuya consulta vive una actividad mucho más intensa que otras, precisamente por su inquietud por investigar. «La investigación no es solo hacer una prueba súper sofisticada. Cualquier centro sanitario, si sabe hacer preguntas, puede realizar investigaciones y dar respuesta al paciente». Y, en Loja, Bernardino y otros profesionales lo hacen.

 

Fotos

Vídeos