El derribo de una casa en ruinas ensancha una de las calles más usadas del barrio Alto lojeño

El derribo de una casa en ruinas ensancha una de las calles más usadas del barrio Alto lojeño

El área de Urbanismo del Ayuntamiento amplía la calzada entre las calles Megías y Las Flores a partir de esta actuación, que «acaba con un foco de peligro e insalubridad»

N.J.G.Loja

Desde primera hora de la mañana del lunes, los operarios trabajan en el derribo de la casa en ruinas situada en la confluencia de las calles Megías y Las Flores, en el barrio Alto de Loja. La actuación, que realiza el área de Urbanismo del Ayuntamiento, permitirá ensanchar una de las zonas más transitadas de este barrio lojeño, al estar entre los accesos al colegio público de esta parte de la ciudad, también de las más pobladas de Loja.

Como explicó el concejal de Urbanismo, Joaquín Ordóñez, «es una de las actuaciones más importantes para los vecinos y se enmarca en la política de apertura de calles». De hecho, el derribo de la citada casa -de titularidad municipal desde hace años- era reclamado desde hace tiempo por muchos ciudadanos que residen en las inmediaciones de este espacio, donde, sin aceras y con una estrechez evidente, circulan vehículos y peatones en una calzada con una curva y desnivel importantes.

Según el edil, el objetivo de la obra, que calificó de «no muy costosa pero necesaria», es «ensanchar una calle con un volumen de tráfico importante y mejorar la estética del lugar». No obstante, Ordóñez anunció la intención del Ayuntamiento de «seguir actuando en las calles Megías y Las Flores». «Se trataría de rebajar el vial en la confluencia de ambas y arreglar el tramo, solucionando el problema de estancamiento de agua de esta calle», detalló el alcalde, Joaquín Camacho, que recordó obras cercanas, como la de la calle Mariana Pineda o la prevista en calle Sol.

Para Camacho, además de la actuación urbanística, lo interesante de esta obra es que «acaba con el deterioro avanzado de un inmueble, que era un foco de inseguridad e insalubridad y afectaba a la movilidad en esta zona». Aprovechando su presencia en el barrio Alto, el primer edil también habló de un proyecto del Ayuntamiento para «dar soluciones a la falta de aparcamiento», algo que se atenderá -según Camacho- habilitando en próximas fechas un solar para aparcar en la zona. En cuanto al derribo de la casa, el regidor aseguró que el objetivo es adecuar el solar que quedé tras la obra, para que«este espacio no sea una escombrera e incluso se realice un pequeño espacio público si es posible».

Temas

Loja

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos