El Consistorio lojeño actúa en dos de los caminos rurales más deteriorados

Camino hormigonado en Las Rozuelas. /FOTO: JORGE MARTÍNEZ MAROTO
Camino hormigonado en Las Rozuelas. / FOTO: JORGE MARTÍNEZ MAROTO

Invierte 70.000 euros en dos viales fundamentales para Torreagicampe y Las Rozuelas, que forman parte de los más de 400 kilómetros de comunicaciones rurales del municipio

N.J.G.Loja

El Consistorio lojeño actúa estas semanas en dos de los caminos rurales más deteriorados. Concretamente en el de Chozas de Cantero, en la pedanía de Las Rozuelas, y el de la Realenga de Torreagicampe, cerca de La Fábrica. Entre ambas actuaciones el Ayuntamiento invierte 70.000 euros, 20.000 euros en el de Chozas -ya terminado- y 50.000 euros en el de Torregicampe, que aún se está realizando.

Según el concejal de Medio Rural, José Antonio Arco, "son actuaciones para dar solución a las necesidades de zonas agroganaderas, como esta de Las Rozuelas, donde se ha hormigonado en un tramo que antes era prácticamente un barranco". Este camino, muy utilizado por los agricultores de la zona y los vecinos de los numerosos cortijos de la pedanía, ya se mejoró en una primera fase dentro del plan 'Conectados'. "También hace poco se arregló el camino que va desde Algarinejo a Zagra y Loja se hizo cargo de su parte", recordó el edil, que también se mencionó el millón de euros invertidos recientemente, en este caso por la Junta, en la modernización del camino Algarbe-Martilla-Molejones.

El alcalde, Joaquín Camacho, subrayó la demandas sobre caminos y comunicaciones que tienen los núcleos rurales de Loja. "La dispersión de la población es una realidad pero estos vecinos son tan lojeños como cualquiera y merecen la misma atención", recalcó el primer edil, que matizó que, aunque "no se pueden hacer todas las cosas a la vez, se intenta repartir la inversión entre todos los añejos".

Son caminos, como el de Chozas de Cantero, prácticamente intransitables hasta hace poco. "Se podía bajar pero no subir", según el alcalde pedáneo de Las Rozuelas, Antonio Cuéllar. Además, se da la circunstancia de que este vial, fundamental para cooperativistas del medio rural, llega hasta la Loma de las Alegrías, ya en casco urbano de Loja, un paso a nivel del ferrocarril que la obra del AVE prevé eliminar y cuyo mantenimiento como paso permanente reclama el Ayuntamiento lojeño.

Camacho también habló del asfaltado realizado por Adif en el camino que da acceso a La Atajea, en Venta del Rayo, e insistió en los más de 400 kilómetros de caminos rurales que tiene el extenso término municipal lojeño. Según el regidor, las prioridades del Consistorio a la hora de intervenir en los caminos rurales se basan en cuestiones como que sirvan para conectar núcleos de población, estén en peores condiciones o sean zonas donde se haya actuado menos. "Lógicamente, cuando hay colaboración vecinal, se hace más fácil", dijo Camacho en referencia a la cofinanciación público-privada de caminos vecinales.

El alcalde de Loja anunció asimismo su intención de plantear ante el GDR del Poniente Granadino la creación de un fondo común entre todos los ayuntamientos del territorio para actuar con recursos y maquinarias comunes. "Se hace en otros consorcios y grupos y es una fórmula que facilita este tipo de actuaciones, que son continuas para cualquier municipio con medio rural".

Temas

Loja

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos