El Ayuntamiento reduce la deuda de Emuviloja en 1,7 millones a un año de su absorción

Camacho y Barea, en un momento de la rueda de prensa. / FOTOS: JORGE MARTÍNEZ MAROTO

Gracias a un acuerdo con BMN, el Consistorio lojeño sanea en parte las cuentas de la empresa, al borde de la quiebra técnica con una "losa económica" de 4,7 millones y algunos de sus bienes embargados

N.J.G.Loja

El Ayuntamiento de Loja ha conseguido, gracias a un acuerdo con BMN, reducir la deuda de Emuviloja, una de las empresas públicas que más quebraderos de cabeza ha generado al consistorio en los últimos años. La empresa municipal de Vivienda y Suelo de Loja, puesta en marcha en 2002 por la corporación bajo el mandato del entonces gobierno socialista, lleva años en una situación de "asfixia económica insostenible", calificó el actual gerente y concejal de Gobernación, José Barea. "La sociedad estaba muy cerca de la quiebra técnica y era algo que no nos podíamos permitir", recalcó el responsable de la empresa, que ahora ha concretado un acuerdo que, a grandes rasgos, permite reducir en 1,7 millones la deuda actual, de 4,7 millones de euros.

PROMOCIÓN DE MUVILOJA EN VENTA DEL RAYO.

Según el concejal, la situación financiera encontrada en 2011 incluía embargos de cuentas y demandas judiciales de acreedores que ha ido complicando las cuentas hasta "estar al borde de la quiebra, con la pérdida importante en el valor de inmuebles que ello supondría", indicó Barea, que explicó que "los únicos recursos económicos de la empresa procedían de la gestión de alquileres de dos promociones y no se podían usar porque las cuentas están embargadas para el pago de la deuda con Hacienda y la Seguridad Social".

Por eso el edil considera que se ha alcanzado con la entidad bancaria "un acuerdo financiero histórico". "Contempla un beneficio que supera, con las enajenaciones anunciadas, los 2 millones de euros. Es sumamente escrupuloso y estricto y en el año que nos queda hasta la cesión global de la empresa al Ayuntamiento -lo que vendría a ser una absorción- hay que respetar plazos", aseguró Barea, que insistió en cómo habría afectado a la capacidad económica del Ayuntamiento "asumir una carga tan grande".

Durante casi dos años, se ha ido preparando esta operación para atajar la situación de Emuviloja, "donde uno de los mayores problemas ha sido la dispersión de información, además de lo mucho que se debe". El acuerdo contempla la refinanciación para que los bienes de la empresa pasen al Ayuntamiento de la mejor manera. "Incluye la novación del préstamo del Mantillo, que se reduce en un 50%, la dación en pago de varios inmuebles, la gestión de un local y de viviendas de alquiler en el barrio de San Francisco y Cuesta de la Palma y un crédito que garantice el traspaso de los activos y pasivos para evitar el proceso de quiebra", enumeró el gerente de Emuviloja.

Gestión "irresponsable"

Tras la publicación hoy mismo de la enajenación de varios inmuebles, el Ayuntamiento inicia el proceso para que, en un año, la empresa sea cedida globalmente a -o, dicho de otro modo, absorbida por- el Consistorio. "Emuviloja se creó en 2002 y era una buena herramienta pero la gestión política y técnica del PSOE fue pésima. Se actuó con gran irresponsabilidad", argumentó por su parte el alcalde, Joaquín Camacho, que explicó que "el saneamiento de Emuviloja va a afectar a futuras corporaciones" y "por eso se ha hecho escrupulosamente y de forma totalmente transparente".

Camacho reprobó políticamente la "mala gestión que el PSOE hizo de la empresa" y se refirió a varios proyectos iniciados por Emuviloja y nunca realizados, pero "que generaron un alto gasto" y contribuyeron a endeudar a la sociedad. Camacho relató cómo "se invertía en la redacción de los proyectos -como unos aparcamientos en la calle Alta de San Roque, viviendas en la Avenida de San Francisco, las 32 VPO del Mantillo o unas viviendas en la Calle Real- y luego éstos no se hacían realidad. Otros gastos criticados por Camacho fueron los correspondientes al gerente nombrado por el anterior alcalde, el socialista Miguel Castellano, así como el renting de vehículos y "miles y miles de euros" en facturas telefónicas injustificadas -como una de 3.000 euros a una línea erótica-, gastos en restaurantes, viajes, perfumerías o joyerías, "gastos que no entran en lo que es el objeto de la empresa y que, unidos a una mala gestión y poca previsión de futuro, son los responsables de la situación que sufrimos actualmente", consideró.

Fotos

Vídeos