El Ayuntamiento lojeño rescinde la actual concesión de la residencia de discapacitados

La residencia, con una de las pancartas que en su día colgaron los trabajadores para reclamar el pago de sus nóminas. /FOTO: J.M.M
La residencia, con una de las pancartas que en su día colgaron los trabajadores para reclamar el pago de sus nóminas. / FOTO: J.M.M

Tras el visto bueno del Consejo Consultivo, el pleno ha aprobado por unanimidad retirar el servicio a Docete Omnes, que, entre otras cosas, venía incumpliendo el pago de nónimas

N.J.G. Loja

Tras varios años de problemas, visualizados por las reclamaciones constantes de los trabajadores del centro, la Residencia de Discapacitados 'Sierra de Loja' inicia una nueva etapa que se concretará lo antes posible con una nueva concesión. Y es que Docete Omnes, la fundación que gestionaba el servicio de la residencia desde su puesta en marcha por el Consistorio en marzo de 2011, ya no estará al frente de este centro de discapacitados. El Pleno de la corporación municipal ha acordado por unanimidad rescindir la concesión del servicio que tenía la mencionada fundación por “incumplimiento culpable” del contrato. La complicada situación se remonta a varios años atrás y se mostró "insostenible" para los trabajadores, principalmente desde 2016, cuando el colectivo empezó a hablar públicamente del impago reiterado de nóminas e incluso se refirió a "problemas en la atención prestada a las más de 70 usuarios del centro".

La propuesta de resolución del contrato -iniciada hace ahora justo un año- se envió al Consejo Consultivo de Andalucía para que diera su visto bueno, como así ha sido estos días. Según explicó el alcalde, Joaquín Camacho, para garantizar la atención de las personas discapacitadas y la seguridad jurídica de los profesionales, el Ayuntamiento formalizará en breve un contrato de emergencia con una nueva empresa, La Alfaguara, que gestiona la residencia de mayores de Salar. Para el primer edil, es una compañía “con experiencia, solvente y de reconocido prestigio” que subrogará a los trabajadores. Además de ello, el Pleno ha acordado incautar a la fundación la garantía de 90.000 euros que depositó al inicio del servicio, que se liquiden los daños y perjuicios que se puedan haber ocasionado y que se reciba y liquiden las obras o enseres que sean de recibo.

No obstante, el 27 de septiembre de este mismo año el pleno municipal desestimó las alegaciones presentadas por Docete Omnes en contra de esta rescisión; informes de técnicos municipales, tanto de Bienestar Social como del área de Urbanismo, consideraban que la empresa seguía sin dar respuesta a las numerosas deficiencias detectadas, como la "inadecuada" climatización del edificio, la ratio del personal del centro -que era menor a la óptima- o las condiciones del mobiliario e instalaciones.

Según expuso el alcalde lojeño ante la corporación, el consistorio redactará ahora el pliego de condiciones para sacar a concurso el servicio. El pago en tiempo y forma a los trabajadores será una de las condiciones principales que se incluirán en el nuevo contrato –ya que en el hasta ahora vigente esta falta era considerada leve-. El cambio de gestión de este complejo residencial, cuyos 42 trabajadores han manifestado en numerosas ocasiones su delicada situación económica con hasta once nóminas de atraso, contó con el apoyo del PP, el PSOE y el concejal no adscrito Alejandro Ronda, y fue seguido por el personal de la residencia. Camacho les garantizó que tendrán “certidumbre” además de “amparo legal” en la nueva etapa de este centro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos