El Ayuntamiento lojeño prepara Riofrío para el esperado regreso de la trucha

El Ayuntamiento lojeño prepara Riofrío para el esperado regreso de la trucha

El consistorio prevé comenzar en breve la repoblación de los ríos, cuyo coto de pesca recibirá más de 2.500 kilos de ejemplares a lo largo del año

NOELIA J. GARCÍA Loja

Después de que recientemente el Congreso aprobara la modificación legal que permitirá de nuevo las actividades en torno a la trucha arcoíris, el Ayuntamiento de Loja ha iniciado los trabajos para que los ríos de Riofrío -su localidad más turística- vuelvan a tener ejemplares. Desde hace unos días, los trabajadores del Coto Intensivo de Pesca de Riofrío, de titularidad municipal, trabajan en la zona limpiando los márgenes de vegetación y adecentando el espacio para que todo esté listo cuando sea posible repoblar los arroyos y reactivar la actividad de pesca deportiva. «Estamos pendientes de la publicación del BOE que permita reiniciar la actividad de la trucha», explica el alcalde, Joaquín Camacho, consciente de que «hay que aprovechar el potencial turístico de Riofrío», vinculado desde los años 60 a la 'arcoíris' y a la pesca deportiva.

Con estas actuaciones medioambientales, el Ayuntamiento de Loja quiere que el río vuelva a tener las condiciones para acoger a esta especie. «No queremos perder ni un minuto para repoblar el río y, por eso, se está trabajando desde el minuto uno en que se conoció la modificación de la Ley», precisa Camacho, en referencia a la reforma de la Ley 42/2007 sobre Patrimonio Natural y Biodiversidad aprobada hace pocas semanas.

Según el primer edil, el presupuesto municipal incluye de hecho una partida de 10.000 euros que el Consistorio empleará en repoblar el río de trucha. Con esa cantidad, el Coto Intensivo de Pesca dispondrá a lo largo del año de unos 2.500 kilos en ejemplares para repoblar periódicamente y posibilitar la actividad pesquera, uno de los principales reclamos de Riofrío y Loja y deporte que no se podía prácticar en la zona desde hace más de dos años. «En breve, el río volverá a estar lleno de vida, que es lo importante», subrayan desde el Ayuntamiento lojeño.

A partir de que se reinicie la pesca en Riofrío, el área municipal de Turismo pretende retomar los planes que tenía antes de que se prohibiera la trucha. Entonces se habló de la posible ampliación del Coto Intensivo de Pesca y la oferta de nuevas opciones –como licencias 'exprés'– para los pescadores que se inician, que se unirían a las decenas de deportistas que cada semana se acercaban hasta las aguas de los ríos lojeños para pescar. «Continuaremos las gestiones para ampliar el espacio de pesca y estudiar la opción legal que permita ese tipo de licencias, de un día, cumpliendo las condiciones que sean necesarias», adelantó Camacho, que aseguró que estas actuaciones se harán en colaboración con los hosteleros de Riofrío.

La trucha arcoíris estaba en Riofrío desde 1963. La pedanía lojeña es una localidad centrada en la hostelería -cuya oferta gastronómica llena de gente la población en fines de semana y festivos- y en las actividades en la naturaleza que hay en su rico entorno, donde la pesca deportiva también ha sido un atractivo turístico importante durante años gracias al Coto Intensivo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos