El Ayuntamiento lojeño eliminará parte del adoquinado del centro histórico

El consistorio, que ha pedido autorización a la Delegación de Cultura, espera con ello eliminar ruidos y mejorar la circulación de vehículos por la zona

IDEALLoja

El gobierno municipal de Loja ha anunciado que va a destinar más de 470.000 euros a eliminar parte del adoquinado del centro histórico, en el tramo comprendido entre la Iglesia Mayor y la Avenida de Los Ángeles. En concreto, el Ayuntamiento de Loja llevará a cabo «una actuación mixta», en la que, por un lado, no se elimine completamente todo el adoquinado y, por otra, se aplique asfalto y hormigón, de manera que existirá una zona de rodadura que facilite la circulación de los vehículos. Con ello, el Consistorio lojeño pretende eliminar los ruidos que el paso de vehículos produce al circular por este tipo de calzada.

Según el concejal de Urbanismo, Joaquín Ordóñez, a principios de julio se presentó un proyecto -en el que se lleva trabajando un año- para retirar los adoquines del centro histórico «y hacer una composición mixta entre asfalto, granito y adoquines», explicó. Ordóñez informó de que se ha trasladado a la Delegación de Cultura de la Junta la necesidad de eliminar estos adoquines. «No sólo por el ruido y los problemas que está originando a la circulación, sino también porque cada año se tiene que cortar este vial para poder arreglar los socavones que aparecen», detalló. En este sentido, el edil recordó que «Loja no tiene vías alternativas para desviar el tráfico mientras se actúa en estos viales y se trata de trabajos muy minuciosos», valoró en relación a un tipo de calzada que se realizó hace 18 años.

«Un carril de cabras»

El proyecto intervendrá desde la Iglesia Mayor hasta la Avenida de los Ángeles, por lo que se realizará en tramos, comenzando por las tres fases que están fuera del casco histórico, que son las que no necesitan la autorización por parte de Cultura, desde la Carrera San Agustín a la altura de la Cuesta Campos hasta la propia Avenida de los Ángeles. A partir de ahí, el Ayuntamiento confía en tener la autorización para actuar en el resto de las fases. «Se trata de un tramo muy transitado y se encuentra en un estado de deterioro muy avanzado», recalcó por su parte el alcalde, Joaquín Camacho, que, tras calificar la intervención de «imprescindible», llegó a decir que circular por el centro se está convirtiendo en hacerlo por «un carril de cabras».

A la espera del permiso de Cultura, el alcalde anunció que «la intención es comenzar a actuar este año en el tramo entre la Cuesta Campos y la Avenida de los Ángeles».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos