El Ayuntamiento de Loja, decidido a cambiar la concesión de la residencia de personas discapacitadas

Imagen de la residencia 'Sierra de Loja'. /JORGE MARTÍNEZ MAROTO
Imagen de la residencia 'Sierra de Loja'. / JORGE MARTÍNEZ MAROTO

Según los técnicos municipales, Docete Omnes, ahora responsable del centro 'Sierra de Loja', "no presta un servicio óptimo a los usuarios e incumple el pago de nóminas"

R.I.Loja

Después de más de año y medio reclamando soluciones a su situación de impago de nóminas, los 42 trabajadores de la residencia de personas discapacitadas 'Sierra de Loja' podrían comenzar a ver mejorada su situación. Tras varias reuniones de los propios empleados y el Ayuntamiento de Loja con la fundación Docete Omnes -concesionaria del servicio- se llegó a pagar algunas nóminas atrasadas, e incluso la gestora se comprometió a regularizar los pagos, que acumulaban varios meses de retrasos y de manera reiterada en el tiempo.

Pero la situación no se ha acabado de resolver y ahora el Pleno Municipal lojeño ha acordado por unanimidad iniciar el procedimiento de resolución del contrato de servicio que mantiene el consistorio con Docete Omnes, la fundación que gestiona la residencia desde 2010. Según los técnicos municipales, la decisión se basa en el incumplimiento de varios puntos del contrato, algo que además se está viendo reflejado en las últimas fechas "en la calidad de la atención a las más de 70 personas usuarias del centro, cuyo servicio se está viendo resentido", siempre según fuentes municipales.

El alcalde, Joaquín Camacho, indicó que "se ha llegado a esta situación porque la empresa no ha cumplido en su totalidad los requerimientos impuestos por el pleno el pasado noviembre". El primer edil se refirió en este sentido a la climatización del edificio -que, según el regidor, no está siendo la adecuada-, la ratio del personal del centro -menor que la recomendable- y las deficiencias del mobiliario y las instalaciones. Así lo apuntan varios informes de técnicos municipales, tanto de Bienestar Social como del propio arquitecto, “que corroboran que no sólo podemos rescindir el contrato, sino que debemos hacerlo”, insistió Camacho.

La problemática del centro, sobre la que está muy sensibilizado el municipio, contó en este asunto con la unanimidad del Grupo Municipal Popular, el Grupo Municipal Socialista y el edil no adscrito Alejandro Ronda. "Es la única situación viable para el servicio, que debe mantenerse y ser reflotado lo antes posible”, valoró por su parte el portavoz socialista, Juan Francisco Mancilla, que también pidió que en la nueva adjudicación “se cuente con la opinión de los empleados”, algo en lo que coincide con el alcalde de la ciudad.

A partir de ahora, el Consistorio está obligado a dar audiencia al contratista en un plazo de diez días, para presentarle todos los informes municipales con el fin de que pueda realizar las alegaciones pertinentes. Si la fundación no estuviera de acuerdo, puede pedir al Consejo Consultivo que emita un informe sobre el procedimiento iniciado. Docete Omnes ya había pedido suspender el convenio a final del año pasado debido a las dificultades que tenía para pagar a sus empleados, algo que entonces fue desestimado por la corporación.

Temas

Loja

Fotos

Vídeos