El alcalde pedáneo de Fuente Camacho reúne a sus vecinos tras su dimisión

La asamblea, a las 8 de la tarde en el edificio de Usos Múltiples del anejo lojeño, pretende según José Antonio Lechado «buscar soluciones al estancamiento del pueblo»

N.J.G. Loja

En los últimos días, el alcalde pedáneo de Fuente Camacho, José Antonio Lechado, ha dado a conocer los motivos de su dimisión como representante vecinal de los más de 400 camacheros que viven en este núcleo rural lojeño, situado a unos 20 kilómetros del casco urbano de Loja, en el límite con la provincia de Málaga.

En una carta dirigida a los vecinos de Fuente Camacho, Lechado anunciaba su dimisión tras conocer los insultos hacia él vertidos por el concejal de Mantenimiento del Ayuntamiento de Loja. Unos insultos que el concejal José Antonio Gallego hizo en un correo electrónico dirigido a los técnicos municipales de su departamento a través de la cuenta institucional del Ayuntamiento de Loja. «Quiero que os acerquéis por la zona y deis un repaso a la misma, pero que el pedáneo esté presente, estoy hasta los … del simplón éste». En dicha carta, Lechado expone a sus vecinos que «ésta ha sido la respuesta del concejal después de más de 60 días de espera y numerosos avisos desde que se le comunicó los desperfectos en la luminaria de Fuente Camacho».

En declaraciones a Ideal, Lechado ha asegurado que para él «lo grave no es el insulto sino que se tarde 60 días en una incidencia menor, como es cambiar una bombilla». «Esto es uno de muchos episodios de pasotismo, lo grave es que se tarde varios meses no en solucionar un problema sino en dar el primer paso, como ha ocurrido en lo de la iluminación. Ni siquiera dio la orden para solventar la situación, estudiarlo o ver posibles soluciones», ha explicado Lechado, que ha convocado una reunión a las 8 de la tarde de mañana jueves para tratar con sus vecinos los motivos de su dimisión y «las posibles soluciones al estancamiento que vive el pueblo». Según Lechado, la situación de «desidia» requiere «organizarse y buscar otras alternativas que saquen al pueblo del abandono por parte del Ayuntamiento de Loja». Podría arreglarse esta situación, dice Lechado, con la constitución de la localidad como Entidad Local Autónoma, una reivindicación que no es nueva en este núcleo rural.

Disculpas

Lechado ha explicado que, tras el episodio con el concejal, habló con el alcalde para manifestarle que «si este hombre seguía» él sería el que no continuaría como pedáneo. Según el representante de los vecinos, tanto el alcalde, Joaquín Camacho, como el concejal, José Antonio Gallego, se disculparon. «Pero no se trata de un calentón, estoy indignado pero no por el insulto personal sino por el trabajo que se está haciendo en mi pueblo», ha argumentado. «La función del alcalde pedáneo es transmitir las necesidades de los anejos al Ayuntamiento de Loja. Se trata de incidencias menores, problemas cotidianos, no de modificar un PGOU ni un proyecto importantísimo», ha insistido para valorar lo ocurrido.

Lechado dice que no puede representar en estas condiciones a sus vecinos. «Tenemos un montón de cuestiones pendientes que no se solucionan», ha indicado el representante, que enumera cuestiones como la modificación del PGOU, la titularidad de la carretera de acceso, o la constitución de la ELA -para la que se planteó hacer una comisión de trabajo hace dos años-. «Estamos en un estancamiento y en una desidia y a ello se une este tipo de talante, el que ha demostrado tener el concejal», ha subrayado Lechado, que en los últimos días ha contado con el apoyo público de numerosos vecinos de la pedanía.

Para Lechado, «este modelo de gestión no funciona». «No se creen la figura del pedáneo, no se le dota de herramientas ni de competencias. A la vista está. Yo hago mi trabajo, le transmito una incidencia menor y no se da ni siquiera el paso para iniciar soluciones», ha reiterado el representante, que ha convocado a sus vecinos para «consensuar los pasos que deben regir el futuro de Fuente Camacho».

 

Fotos

Vídeos