El alcalde lojeño pedirá a Fomento "un nuevo proyecto" para la estación y los pasos eliminados

Estado actual de la zona donde se levantaba la estación de Loja. / FOTO JORGE MARTÍNEZ MAROTO

Por su parte, 'AVE sí pero no así' reclama la reconstrucción del edificio derribado dentro de las obras del AVE hace cinco meses, "tal como lo prometió el alcalde, ladrillo a ladrillo y piedra a piedra”

NOELIA JIMÉNEZ GARCÍALoja

Hoy, 28 de septiembre, se han cumplido cinco meses del inesperado derribo de la antigua estación de tren de Loja, un edificio del siglo XIX de gran valor sentimental para los lojeños, que, además de una manifestación unitaria de todos los grupos políticos para pedir la reconstrucción del inmueble, provocó dimes y diretes sobre cómo era posible que algo previsto en proyecto no fuera conocido por nadie. Aprovechando la desafortunada efeméride, la asociación de vecinos 'AVE sí pero no así' ha mandado un escueto comunicado donde insisten en que "los lojeños siguen esperando". "Llevamos esperando cinco meses la reconstrucción de nuestra Estación Vieja, tal y como lo prometió el alcalde, ladrillo a ladrillo y piedra a piedra”, dicen.

En respuesta a la nota del colectivo, el alcalde lojeño, Joaquín Camacho, recriminó a la asociación que le hagan a él "responsable de una obra que es de Fomento y ADIF". Camacho pidió "responsabilidad" a 'AVE sí pero no así' y dijo unirse a la petición de la asociación respecto a la reconstrucción. "Debemos estar unidos por nuestro patrimonio. Pero, al margen de que estemos o no de acuerdo con que el AVE pase por ahí, el Ministerio es al final el responsable de la obra", recordó.

El regidor adelantó además que prevé reunirse con el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, para "pedirle un proyecto independiente al actual que contemple tanto esa reconstrucción como otras mejoras que no están contempladas en la obra que se realiza, que tiene un plazo". Se refirió Camacho a sus "exigencias", esto es, "conseguir que se haga un paso elevado en la estación, que se realicen pasos permanentes en La Esperanza y en la Loma de las Alegrías -que ahora se eliminan-, que se ensanche el puente de Plines y se rehaga el edificio derribado".

El primer edil lojeño terminó diciendo que su "compromiso" no fue que se iba a reconstruir sino que iba a "luchar para que se haga". "Las mejoras que pedimos tenían que haber venido, pero, como no ha sido así, pedimos ese presupuesto para mejoras posteriores. Pero insisto en que esta obra no es responsabilidad de este alcalde. Mi responsabilidad es exigir que se reconstruya", apostilló.

Fotos

Vídeos