El Carnaval lojeño viaja al futuro con el pregón de 'Pío'

Momento del pregón de José Padilla. /FOTOS: JORGE MARTÍNEZ MAROTO
Momento del pregón de José Padilla. / FOTOS: JORGE MARTÍNEZ MAROTO

José Padilla dio la bienvenida a la fiesta carnavalesca con un divertido espectáculo en el que también se reconoció a Flor González con el Antifaz de Oro y al colegio Caminillo con la Máscara

NOELIA JIMÉNEZ GARCÍALoja

El comienzo del Carnaval lojeño no ha podido ser más completo, ácido, desternillante. La responsabilidad y el honor de hacer el pregón de la fiesta carnavalesca recayó este año sobre el 'teoletero' José Padilla 'Pío', que ofreció un espectáculo con diversas escenas centradas en un curioso viaje al futuro... al futuro del Carnaval de Loja, a la Loja de dentro de 50 años y, como no, al porvenir de la zona lojeña más carnavalera, el barrio Alto.

Un barrio Alto convertido en "república independiente de Loja" dentro de medio siglo protagonizó gran parte del hilarante 'show' ofrecido por 'Pío' con la colaboración de la murga de Kica Montoro, sus hermanos Emilio y Mari Carmen Padilla y hasta el alcalde de Loja, Joaquín Camacho, y el secretario general socialista, Gonzalo Vázquez. Éstos dos últimos coprotagonizaron precisamente una de las escenas más entretenidas y jocosas de la noche, porque Camacho entró por un peculiar "túnel del tiempo" en la casa de los 'Píos' con 50 años más y, tras fallecer repentinamente sin poder ser reanimado por el doctor Vázquez -también algo envejecido-, tuvo que ser llevado en volandas para todo el escenario para que los 'Píos' pudieran "quitarse al muerto de encima". Pío y sus hermanos recorrieron la actualidad de una Loja y un barrio Alto -con alcalde propio- precisamente por las páginas del Ideal Poniente, donde leyeron unas noticias de la hipotética ciudad del futuro para constatar que temas políticos, sociales y vecinales seguirán protagonizando -como hoy- las letrillas del Carnaval.

Con un recorrido por establecimientos tan señeros del barrio 'teoletero' como el bar Mari Trini o la barbería de Rafa 'Morcillón', Pío arrancó las carcajadas y aplausos del público que abarratoba el Teatro Imperial para recibir al Carnaval como merece. Con mucha sorna y ganas de disfrutar entre amigos. "No hace falta mucho para vivir el Carnaval, sólo colorete y una peluca; por eso les invito a participar y no quedarse como un mero espectador", animó José Padilla después de subir a su madre al escenario y, como no, hacer copartícipe del pregón a su padre, Manolo, también presente en uno de los vídeos del espectáculo. "Todo lo que sé, lo aprendí de ellos", dijo el pregonero sobre sus progenitores, ligados como él a la tradicional Peña de la Orza y al Carnaval lojeño.

La plaza del Carnaval

'Pío' recorrió sus muchos Carnavales, desde niño en la murga infantil de 'La Orza' hasta participar en comparsas tan conocidas como 'Los Serenos', y, junto al 'alcalde del barrio Alto' -uno de los 'tipos' más conocidos su hermano Emilio-, "firmó la paz" con el regidor lojeño, que, por otro lado, anunció que la plaza de Santa Catalina, sede del 'Domingo Teoletero', cambiará en próximas fechas su nombre para ser la Plaza del Carnaval.

Máscara y antifaz

El pregón de 'Pío' no fue lo único que animó la antesala del Carnaval lojeño, porque la velada del Imperial también acogió la entrega de las dos distinciones de la Asociación Lojeña de Carnaval. Por un lado, se entregó al colegio Caminillo la Máscara del Carnaval de Loja por su contribución a este festejo, enseñando a muchos de los chirigoteros y comparsistas de las últimas décadas. Para celebrarlo, representantes de las 18 clases del centro cantaron la letrilla conmemorativa del 50 aniversario del colegio, y lo hicieron además disfrazados con los tipos que lucirán en estas fiestas, elaboradas al detalle por las familias de los escolares. Con el proyecto 'Ningún niño sin cantar', todos los alumnos entonarán los temas elaborados por diversos letristas y músicos del Carnaval lojeño.

El otro momento clave lo ofreció el nuevo Antifaz de Oro del Carnaval, Flor González, voz más que conocida en la ciudad y, además, componente, directora musical y autora de los temas de la conocida 'Comparsa de las Niñas', que marcó un antes y un después en la fiesta carnavalesca lojeña. Como destacaron desde la Asociación Lojeña de Carnaval, el antifaz destaca así su labor en diferentes ambos de la festividad, donde ha participado como comparsista y chirigotera -concursando y en la calle-, como jurado en el concurso de agrupaciones, como pregonera, coordinadora de agrupaciones infantiles, organizadora de pasacalles, etc. Flor recordó emocionada cuando recibió esta distinción -la más importante para todo carnavalero- sus comienzos en 1999 con la comparsa de 'Las Niñas', a las que agradeció como su "familia carnavalesca" todo lo vivido y aprendido juntas. Sus 'Niñas', como Flor las llama, también le agradecieron con un vídeo sorpresa su papel para ellas, un audiovisual que, además de traer a la memoria de todo el público retazos del Carnaval de los últimos 19 años, emocionó a un Antifaz que esta vez, tras bastantes carnavales, vuelve a tener nombre de mujer.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos