De una depuradora a un yacimiento 'vivo'

La villa romana de Salar se descubrió en 2004 durante la realización de la estación depuradora del municipio, una obra que se paralizó a raíz de la denuncia del historiador local José Montero. Tras tres campañas arqueológicas, los arqueólogos ya conocen varios datos relevantes de este yacimiento: las fechas de su origen y fases -entre los siglos I y V-, la envergadura de la 'pars urbana' -y, por extensión, de la rústica ligada a ella-, y la relevancia que tuvo en su momento, dada la riqueza constructiva y decorativa que están revelando zonas del complejo como el peristilo, el patio central de la vivienda del 'dominus' o aristócrata.

La previsión del Ayuntamiento es que antes de que acabe el año la dirección general de Bienes Culturales de la Junta apruebe el Proyecto General de Investigación de la villa, lo que permitirá hacer muchas más actividades que la simple excavación arqueológica. Además de las tres realizadas hasta la fecha, el proyecto contempla al menos otras cinco campañas más, lo que, unido al tiempo de ampliación que permite la ley, puede alargar las intervenciones y trabajos de estudio en la villa hasta 2029.

Teniendo en cuenta lo que se conoce de otras villas, los expertos creen que apenas se ha excavado un 20% de la parte urbana y un 10% de la 'pars rústica'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos