Abades Stone Race: la carrera que sigue subiendo montañas

La V edición del 'trail', con 750 corredores, quiere lograr fondos para una silla adaptada, a disposición de cualquier vecino de la comarca y destinada a garantizar el ocio sin barreras

Abades Stone Race: la carrera que sigue subiendo montañas
FOTOS N.J.G.
Noelia Jiménez García
NOELIA JIMÉNEZ GARCÍALoja

Cuando hace seis años, un grupo de deportistas se planteó hacer de la sierra de Loja el escenario de una carrera, no pensaba que hoy día su propuesta, la Abades Stone Race, sería una de las referencias en lo que a 'trails' se refiere. Cinco años le han bastado a este club, el Mala Cara, para convertir la carrera de montaña por las sierras lojeñas en una oportunidad para sacar partido deportivo a un relieve tan bello como duro de ascender, con entre 1.300 y 4.800 metros de desnivel acumulado.

Desde el primer año, en 2013, la Stone Race fue un ejemplo en todos los sentidos: de organización –con un nutrido grupo de voluntarios para garantizar el éxito de la prueba–; de participación –con centenares de inscritos tanto en las modalidades larga y corta del trail como en el senderismo 'stone'–; y de solidaridad, porque los beneficios de la carrera ya iban desde entonces destinados a mejorar la vida de personas que no lo tienen fácil. Porque la dureza de la Sierra parece haberse aliado con las duras y complicadas experiencias de los colectivos y asociaciones a los que el club Mala Cara ha querido ayudar con su iniciativa deportiva.

Son ellas, las personas de este club, una de las muchas 'caras' buenas del deporte. O quizá la mejor 'cara' de la práctica deportiva, con un evento que moviliza con un objetivo saludable a tanta gente y, al mismo tiempo, tiene un objetivo solidario, ese objetivo social por el que han colaborado con colectivos y organizaciones como Alodane o Cruz Roja.

La quinta edición, los próximos 3 y 4 de noviembre, ya se prevé tan exitosa como las pasadas ocasiones, con corredores tan relevantes como el triple campeón del mundo Trail IAFF Luis Alberto Hernando, la subcampeona del mundial de Trail Gemma Arenas, la campeona de la copa de España de ultra Trail Sofía García, o Jacob Gutiérrez, ganador de la Snow Running. «Alcanzamos los 750 inscritos, con lo que los datos serán bastante similares a los de otros años», adelanta Antonio García, presidente de los 'Mala cara'. Este año será tan especial como cada noviembre, cuando ni la lluvia, ni el barro ni las resbaladizas rocas de las sierras calizas de Loja serán impedimento para que corredores y senderistas participen en los 13, 23 o 43 kilómetros que la prueba propone, según la preparación de cada deportista. Porque esta vez, explica García, los beneficios irán destinados a comprar una silla adaptada como las que ya se pudieron ver el pasado año en la carrera, cedidas por la Asociación para el Fomento y Promoción del Deporte Inclusivo, para permitir que cualquier persona con una discapacidad física –temporal o permanente– pueda disfrutar del ocio en plena naturaleza. «Seguimos apostando por el deporte inclusivo», cuentan, un aspecto que en realidad debe ser prioritario en cualquier ámbito de la sociedad.

Este tipo de sillas, que rondan los 4.000 euros, será el mayor premio para el club organizador, que cuenta con el patrocinio de empresas como Abades y Apolo y la colaboración de instituciones como el Ayuntamiento de Loja. «La silla estará a disposición de cualquier ciudadano de Loja o la comarca; para que cualquier familia pueda disfrutar del ocio al aire libre sin límites, garantizando la movilidad de aquellas personas con algún tipo de dificultad», comenta Antonio García.

También inclusiva es la carrera por la variedad de perfiles deportivos que abarca, entre los que están personas invidentes desde las primeras ediciones. «Van a participar en principio tres equipos de barra», indica García, en referencia a la modalidad de carrera de montaña para deportistas ciegos o con poca visión que son guiados en la carrera por otros dos corredores, una en cabeza y otro en la cola de esa barra direccional.

Copas de Andalucía y España

Después de no dejar de crecer en participantes y en opciones de carrera, el principal reto de la Abades Stone Race para los próximos años será conseguir que la prueba entre a formar parte de los circuitos de la copa de Andalucía o de España. «O incluso que Loja sea sede de los campeonatos», comenta ilusionado el presidente de los Mala Cara, formado hoy por decenas de deportistas de ambos sexos. Además, cuentan con el apoyo logístico de aproximadamente 200 voluntarios, que se afanan tanto en el tramo de Sierra como en el urbano para que los corredores disfruten, tengan el avituallamiento y la atención necesarios y la carrera se haga cada vez más atractiva para los aficionados al trail, en boga en los últimos años.

Cuando apenas faltan días para la cita, los Mala Cara esperan superar los beneficios de pasados años, que han estado en torno a los 3.500 euros. Pero también se preocupan por seguir aportando cosas al deporte y al medio natural lojeño con sus iniciativas. «Queremos realizar una jornada de convivencia en la que se desarrollen carreras infantiles y una reforestación, como ya hicimos otro año. La fecha la determinarán los técnicos, para elegir el momento idóneo para realizar las plantaciones», comenta este grupo de deportistas y amantes de las sierras lojeñas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos