Loja se reencuentra un año más con la Santa Vera Cruz

Loja se reencuentra un año más con la Santa Vera Cruz
fotos JORGE MARTÍNEZ MAROTO

La tarde del Jueves Santo fue momento para Jesús Preso, la cofradía más antigua, mientras que la madrugada fue testigo de Los Favores

N.J. LOJA

La tarde y noche de Jueves Santo fue momento en Loja para la Real Cofradía de la Santa Vera Cruz, Jesús Preso y Nuestra Señora de los Dolores, la más antigua de la ciudad y por la que precisamente la Semana Santa Lojeña es considerada la "decana de la provincia", ya que se remonta al siglo XV. Santiago Gálvez como postor de la Santa Vera Cruz, Antonio J. Pérez frente al trono de Jesús Preso y Juan M. González a cargo de la Virgen de los Dolores, brindaron una procesión hermosa como cada Jueves Santo, en el que los lojeños se reencuentran con la cofradía que originó estos días de Pasión. Desde la capilla de la Sangre, la procesión contó con momentos de gran belleza y emoción, sobre todo con los golpes de los incensarios 'blancos' -la primera 'corría'- y con la música de los Tambores Blancos, la agrupación 'Santo Sepulcro' de Sabiote (Jaén) y la Banda de Música de Loja.

La madrugada, otro momento esperado y especial, por ser la estación de penitencia de la Cofradía del Santísimo Cristo de los Favores, el 'Silencio' solo roto por los 120 'tambores negros' que acompañan el dolor inmenso de la muerte de Jesucristo por las calles del Barrio Alto. La cofradía lució nueva medalla y emocionó por su espectacularidad y solemnidad en puntos como la calle Tamayo, donde se pudo ver casi todo el cortejo al completo, o la plaza de arriba, donde los tambores tocaron de rodillas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos