La Borriquilla y la Luz, juntas en el Domingo de Ramos lojeño

La Borriquilla y la Luz, juntas en el Domingo de Ramos lojeño
FOTOS JORGE MARTÍNEZ MAROTO

La talla de la niña hebrea Nahara, bendecida horas antes de procesionar, pudo finalmente acompañar a Nuestro Padre Jesús en su entrada triunfal en Jerusalén

N. J. G. Loja

La talla de la niña hebrea Nahara, bendecida en la mañana del Domingo de Ramos horas antes de procesionar, pudo finalmente acompañar en su trono a Nuestro Padre Jesús en su entrada triunfal en Jerusalén, a hombros de 23 horquilleros. La Borriquilla no salió por la mañana como suele desde hace años pero, al retrasar su salida a la tarde por la lluvia, pudo volver a hacer su estación de penitencia con María Santísima de la Luz, llevada con firmeza por sus 67 horquilleras.

La hermandad lojeña apuró el momento de reunirse con los vecinos en las calles, porque las nubes presagiaban lo peor, pero finalmente -y pese a la leve lluvia inicial- ambas imágenes pudieron cruzar la puerta de la Iglesia Mayor de La Encarnación para reunirse con sus fieles, que no lograron arrancar su Semana Grande el pasado viernes como esperaban, tras suspender su salida la Hermandad de la Santísima Virgen de los Dolores.

Esperada era esta salida de La Borriquilla, que ha estrenado este año la mencionada talla de la niña Hebrea, realizada por José Antonio Cabello Montilla, y ha recuperado su antiguo trono, perteneciente a la Virgen de los Dolores del Barrio. Al frente del recorrido de las imágenes, Cristóbal Cerrillo como postor del trono de Nuestro Padre Jesús en su entrada triunfal en Jerusalén, y Encarnación Martínez, como postora de la Virgen de la Luz, que precisamente también lucía nuevo techo y caídas de palio, bajo diseño de Álvaro Abril Vela.

La Banda de Cornetas y Tambores ‘Flor entre espinas’ acompañó a La Borriquilla y la Banda de Música de Loja a la Virgen de la Luz.

 

Fotos

Vídeos