HISTORIA SOBRE... Temas LOJEÑOS

Más de 250 años con nuestra patrona (I)

Momento de la procesión, el pasado año.
Momento de la procesión, el pasado año. / foto JORGE MARTÍNEZ MAROTO
Historia de la patrona lojeña-Primera parte

A principios del siglo XIX, pasó a celebrarse el día de la Virgen de la Caridad durante la Feria de Loja, siendo el día principal, con la Función y Procesión, el 31 de agosto

JOSÉ ARENAS Loja Cronista Oficial de la Ciudad de Loja

El 29 de Mayo de 1486 se reconquista Loja y don Pedro de Toledo, obispo de Málaga, decía la primera misa el 30 del mismo mes en la antigua Mezquita Mayor de la Medina Lauxa. En su visita a Loja en 1491, mandó comenzar las obras para la construcción del Hospital de la Caridad o de Peregrinos, que estaba situado en la calle de este nombre.

En este hospital, que se estableció para enfermos transeúntes, estaba regido por una cofradía llamada La Hermandad del Santo Rosario de la Caridad, que eran los encargados de atender a los peregrinos o forasteros heridos carentes de medios económicos, ya se veneraba una imagen de la Virgen, de talla policromada y de pequeño tamaño, donada por los Reyes Católicos a quien se empezó a denominar como Virgen de la Caridad. La Hermandad se mantenía con una renta de 7.000 u 8.000 reales, unidos a los bienes del antiguo Hospital de San Sebastián y antigua Mezquita del Jaufín y a las donaciones de los vecinos y los patronatos fundadores, Cristóbal Jiménez y Diego de Ahumada.

La Virgen de la Caridad, libró a Loja en el año 1753 de una terrible plaga de langosta, lo que aumentó aún más la devoción que el pueblo de Loja tenía hacia ella. En 1757 fue nombrada por el Cabildo Municipal Nuestra Señora Virgen de la Caridad, Patrona de Loja. Dicen así los documentos de la época: «...y así mismo por el motibo de haverla donado los señores Reies Cathólicos en la conquista de esta Ciudad, con señalada dotazión de tierras y sitio para Hospital de Peregrinos que oy existe contigua a su hermita. Y que con tan poderosas causas eran mui regular la elixiese por su patrona haziendola una fiesta anual en culto y demostración de tal patrona en el dia que la Ciudad arbitrase con lo que correspondía en lo que de su parte estaba al agradecimiento de los beneficios rezibidos acordo elexir y elijio por su Patrona a dicha santa ymagen de Nuestra Señora de la Charidad, y que respecto de haber sido dadiba de los señores Reies Católicos en la conquista de esta Ciudad, por cuio hazimiento de grazias celebra fiesta con procesion general el dia de San Fernando, se saque dicha santa ymagen en dicha procesion y concluida la fiesta se buelba a su hermita por su misma hermandad».

El Hospital desapareció en el siglo XIX con la desamortización, vendido en partes o lotes por el Ayuntamiento a particulares en cantidades irrisorias, y pasando sus bienes a engrosar los del Hospital de la Misericordia. El Ayuntamiento, a petición del pueblo, consiguió que la ermita, al igual que la de Jesús, se librara de la ley de desamortización.

FERIA GRANDE

En el Acta de sesión del Cabildo Municipal de 1757 referida anteriormente, se designa para la fiesta de la Patrona el día de San Fernando o ‘Fiesta de la Toma’ de la ciudad, 30 de Mayo, pero, desaparecida dicha festividad a principios del siglo XIX, pasó a celebrarse durante la Feria de Loja, siendo el día principal, con la Función y Procesión, el 31 de Agosto.

La Virgen de la Caridad recibe culto en la ermita situada en el centro del casco histórico de Loja en la calle de su nombre y antigua calle de las Carnicerías. Construida sobre un torreón árabe junto a la puerta de Basurto, tiene una nave en forma rectangular dividida longitudinalmente por dos hileras de columnas dóricas que forman tres naves abovedadas. La primitiva imagen de la Virgen, a la que ya hemos aludido anteriormente, fue destruida por el fuego en julio de 1936 al igual que la réplica a tamaño natural que se hizo en el siglo XVIII. De esta quema sólo se salvó el Niño Jesús que portaba y que porta nuestra Señora Virgen de la Caridad.

La que se venera actualmente fue tallada en madera y policromada en 1946 por el escultor granadino Roldán y costeada por el Ayuntamiento de Loja. Se conservan dos mantos antiguos de la imagen; que se usa actualmente en las salidas procesionales es de seda roja y bordado con hilo de plata donado por el primer duque de Valencia, General Narváez, que también regaló un valioso zafiro.

Fotos

Vídeos